Resumen Nancy de la Hoz

Colectivo Walter Benjamin

Noviembre 21 de 2017

 La autora despliega ocho subtítulos abordando el tema de la mujer en términos de género, dándole a este el marco del desarrollo de la democracia. El método es el de la etnografía y el desarrollo del tema conduce a que la mujer sea un sujeto histórico en su particular manera de vivir y existir: en libertad, lo cual plantea al finar del artículo bajo el subtítulo de Poderío y Libertad.

Lo desarrollado en el artículo de Lagarde coincide plenamente con los contenidos de las tesis de discusión aportadas por el PCC para el análisis de la militancia con miras al último congreso.  A continuación un párrafo del análisis de esta tesis elaborado por Ximena Cortes y Nancy de la Hoz: “Las tesis recoge las aspiraciones de las mujeres en términos de derechos por conquistar, se habla entonces de la inclusión, equidad e igualdad de oportunidades. La deconstrucción de lo tomado como natural de la sumisión, subordinación y discriminación, se postula el marco de explotación de las mujeres como origen de la problemática. En virtud a esta comprensión, la transversalidad del enfoque de género centra entonces la profundización la democracia en la desactivación de dicha explotación. Lo anterior implica virar el centro de atención sobre el tema a la participación y representación de los intereses de las mujeres con conciencia de patriarcado”.  El artículo entonces parte de consideraciones como que el desarrollo de la democracia implica el desarrollo humano, este a su vez contiene las características de convivencia, para enfrentar desigualdades, inequidades, satisfacer necesidades, colmar privaciones y carencias y avanzar hacia nuevos fines. Todo esto implica el cambio de mentalidad implica que tenga un sello de género que sea  global y por lo tanto un pacto social. El logro el bienestar social y el bien vivir. No considera que estos logros sean llevados adelante por un pueblo que cuestione además del sistema patriarcal, también cuestione el sistema capitalista, neoliberal, colonial o transnacional. En este  ámbito el feminismo solo funcionaria como parte de la articulación de otras luchas.

La cultura y las normas son los instrumentos de que se vale la sociedad civil y el estado que son los llamados a procurar esta democracia. Describe la autora entonces como los hombres y la cultura patriarcal se cohesionan a través del prejuicio sectario que llevan a la exclusión. La forma de intervenir en este ámbito sería el de abrir los espacios culturales, para que todo tema de nuestro tiempo pueda ser discutido. El objetivo en el ámbito de la cultura y normas es el de producir una reforma del Estado que posibilite cambios jurídicos y las mujeres ingresen a la modernidad. Las dificultades económicas se tramitarían vía el logro de derechos económicos. El logro del feminismo en este ámbito es el desmonte del patriarcado. El ser mujer sería un hecho positivo no como ahora que es un riesgo.

La tesis de que las mujeres en la disparidad producida por la opresión de género han sido excluidas de los beneficios de la modernidad. Lleva a la autora a describir como las mujeres no tienen una individualidad que están situadas en una jerarquía inferior. La mujer así descrita no tiene conciencia de sus derechos, no logra participación igual en la mayoría de los ámbitos de la vida social y sobre todo no logra una participación política como lo hacen los políticos tradicionales. Sus luchas son aisladas, no logra la agregación de género, y por el contrario algunas incluso se alían de forma sexista con los hombres. Según la autora en este contexto las mujeres no logran trasmitir sus experiencias, o elaboración de su conciencia colectiva. Crear identidad positiva feminista sería uno de los logros de las luchas de las mujeres.

Desde otros espacios no preeminentemente feministas, las luchas suelen ser estériles, acabadas por el machismo, con más logros en lo internacional que en lo local y una vez dada una lucha no se cuenta con este acumulado de continuidad, sino que debe empezar de cero nuevamente resultando en un gran costo. En este terreno el empoderamiento y construcción de ciudadanía serian el camino para la obtención de derechos. De ahí que la inclusión de las mujeres en diversos ámbitos según estas hipótesis estarían en la vía de la participación política, la adquisición de recursos, lograr tiempo para sí y libertad de acción. El feminismo aislado de las luchas sociales sería un feminismo colonizante? Serían sus categorías insuficientes por alejarse de las luchas contra el sistema?

El sincretismo de genero implica desde este vértice la conciliación, la cual no se ha logrado dado que la mujer vive escindida de sí, pues la cultura le ha exigido entrega, servicio y buen comportamiento, lo cual es sentido como natural no hay espacio para vivir la emancipación. La mujer ha sido obligada a vivir dos o tres vidas. La posibilidad de tener oportunidades vitales, posesión de bienes, recursos simbólicos y materiales y con esto mayor capital cultural permitiría cohesionarse sobre si mismas, y poder actuar sobre el mundo en favor de si mismas y de otras mujeres. Esto sería la expresión de la modernidad a través de que el trabajo sea su principal actividad y referente.  La ciudadanía es el lugar de los derechos solo por ser mujeres y una forma de identidad. Solo así podría arribar a la política el sitio de donde surge el empoderamiento.

El termino de mujeres diferentes se usa para denotar, etnias, clases, condición sexual, enfermas, prostitutas, mujeres violentadas, estas condiciones y sus consecuencias son abordadas en sus luchas por las feministas con conciencia de ciudadanía y empoderadas que ejercen política, tienen habilidades sociales e identidad ciudadana. Estamos frente a un feminismo Eurocentrico?

Deconstruir las representaciones de poder actual, lleva a que desde el piso de la igualdad de oportunidades se logre equidad, o sea trato normativo que permita la  mediante leyes ejercer la política lo cual a su vez conduciría en su ejercicio a la libertad y buena vida, enfrentando la opresión dia a dia no desde ideología, religiones o formalismos modernos. El articulo da cuenta solo de las opresiones, no logra recuperar memorias, de otras formas ancestrales de organización particular en nuestra América Latina con sus contradicciones las cuales involucran a las mujeres como saberes ancestrales, matriarcados, las mujeres en la guerra, las mujeres como botín de guerra, las femineidades etc. Es importante esclarecer si las categorías de raza, clase, y genero son parte de la ideología colonial que construyo el estado actual que se pretende desde este vértice reformar o si requieren más que una reforma y compete a toda la sociedad.

El trastrocamiento del orden patriarcal y demás órdenes opresivos permitiría el ejercicio y construcción de derechos. Estas categoría deben ser superadas segmentan la realidad asumen la mujer como un tema más de gueto o superioridades desde esta óptica el patriarcado no puede ser visibilizado tal como es un sistema más de opresión, no el sistema de opresión.

El poder, para la construcción de libertad, se da  desde el ejercicio político, Debe saberse entender los discursos, las acciones y las relaciones asignadas de dominio. Ante estas las mujeres se han perdido de sí mismas y se han sometido, Pueden resistir y no enfrentarse dejando de realizar las tareas de género, huelgas de empleadas domésticas, de sexo, maternas y otras. La subversión, hacer lo contrario a lo que se espera. El desafío superior es construir un feminismo útil a la lucha de pueblos de los que hacen parte las mujeres

Conclusión: lograr visibilizar o especifico de las mujeres y favorecer su desarrollo para que tenga un lugar en el mundo, unos recursos independencia y poder hacer para sí. La lucha por su humanidad. El desarrollo humano. Con un punto de partida indispensable como que la cultura acciones sobre la mentalidad y esta se cambie desaprendiendo discursos y aprendiendo otros, como forma d entrar en la modernidad y gozar de esta plenamente como lo hacen los hombres.  Frente a esta universalidad y completud de las aspiraciones de  este tipo de feminismo, podemos invocar un feminismo que cree y cuide lo común, lo comunitario, que trabaje por ejemplo sobre el  impago de salarios en el ejercicio de labores domésticas o los saberes y prácticas  de las comadrona, pero articulado a un modelo económico social y  político que no reedite formas de explotación o anclajes culturales, sino que estos sean enriquecidos y hechos comunidad regional o mundial.