Alberto Acevedo

A punto de cierre de la presente edición, en la mañana del pasado 8 de octubre, avanzaba en la Corte Suprema de Justicia la diligencia de indagatoria del expresidente y hoy senador por el Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez.
Después de un proceso que se prolongó por varios meses, en el que el expresidente Uribe, en un arrebato paranoico, acusó penalmente al senador Iván Cepeda por el delito de manipulación de testigos, la torpeza con que se manejó la acusación hizo que se le volteara la torta, y desde el pasado 17 de febrero, la Corte Suprema le abrió formalmente investigación a Uribe por los mismos delitos que le imputó a su acusado. Es decir, Iván Cepeda, en el proceso en mención, pasa de acusado a acusador.
Como señalan varios constitucionalistas, procesalmente, en desarrollo de la diligencia, no va a pasar nada excepcional. El expresidente deberá responder un extenso cuestionario de más de cien preguntas, diligencia que se puede prolongar por espacio de uno o varios días. Estas serán formuladas por el magistrado César Augusto Reyes Medina, quien se basa en al menos 43 testimonios y 37 mil horas de grabaciones. Al término de la diligencia, los magistrados encargados del caso tendrán diez días para resolver en derecho.

lee el articulo completo →