Según el balance del Comité Internacional de la Cruz Roja, en 2019 continuaron los desplazamientos masivos, aumentaron las víctimas de minas antipersona y aparecieron nuevos casos de desaparición forzada.

La semana pasada fue Naciones Unidas, este miércoles el turno para decirle al gobierno de Duque que en Colombia se siguen vulnerando los derechos humanos fue del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Esa organización presentó su balance de 2019. La conclusión es que las condiciones de vida en territorios donde continúa el conflicto armado se han deteriorado más.

“Siguen los desplazamientos masivos y registramos un desarrollo preocupante en el número de personas afectadas por minas antipersona y otros artefactos explosivos”, señaló Christoph Harnisch, jefe de la delegación del CICR en Colombia, quien también comentó que persiste la desaparición forzada y aumentaron las agresiones a misiones médicas.

De acuerdo al CICR, el año pasado hubo 352 víctimas de artefactos explosivos y minas antipersona, de las cuales 42 fallecieron. Es decir, casi una víctima por día. De este número, 159 son civiles. Con respecto a 2018, donde los afectados fueron 221, en 2019 la cifra aumentó en un 59 por ciento. Las regiones con más casos son Norte de Santander, con 110; Arauca, con 54; y Antioquia, con 38.

 

Minas_CICR_2019

 

En cuanto al desplazamiento masivo, el informe muestra que el año pasado 25.303 personas tuvieron que huir de sus regiones debido a las acciones de grupos armados ilegales o la cercanía a campos minados. Aunque la cifra de víctimas de este hecho se redujo en comparación con 2018 (27.780 personas), preocupa que en 2019 hayan crecido los episodios de confinamiento; es decir, cuando habitantes de una zona no pueden transitar libremente por culpa de enfrentamientos o por miedo a que un explosivos los hiera.

 

Desplazamientos_CICR_2019

 

El CICR contabilizó a 27.694 personas afectadas por el confinamiento en 2019. “El 83 por ciento vive en Chocó, un departamento sumido en condiciones de pobreza apremiantes e históricas necesidades básicas insatisfechas”, se lee en el documento que entregó el Comité.

Sobre la desaparición forzada, el año pasado la organización documentó 93 nuevos casos. Pese a esto, Harnisch resaltó la labor que viene adelantando la Unidad de Búsqueda de Personas dadas como Desaparecidas. “En 2019 enfocamos nuestro trabajo en dos ejes: apoyar a la Unidad y hacer la búsqueda activa nosotros mismos: hablar con las autoridades, recopilar información, hallar sitios donde se puedan adelantar exhumaciones o contactar a los familiares”.

El Comité también subrayó en su informe que se registraron 218 agresiones contra misiones médicas en 2019, equipos que viajan a regiones conflictivas y complejas para brindar servicios de salud básicos. “Algunos casos ocurrieron en contextos que implicarían graves violaciones al derecho internacional humanitario”.

Por último, Harnisch recordó que en Colombia persisten cinco conflictos armados, muy en contravía de lo dicho por el director del Centro Nacional de Memoria Histórica, Darío Acevedo, quien niega la existencia del conflicto. Los principales actores son el Epl el Eln, los grupos armados organizados como el Clan de Golfo, las disidencias de las Farc y el Ejército. “Lo preocupante es que en estos conflictos, los grupos armados ilegales siguen usando minas”.

Pueden consultar el balance completo del CICR aquí.