La “calle boliviana” y el nuevo Estado

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Pablo Stefanni

    Estado débil, sociedad fuerte. Evo Morales, pese a encabezar el Gobierno más sólido de los últimos años, no pudo escapar a esa maldición boliviana, o bendición, depende desde dónde se lo mire: la fuente crónica de revoluciones y al mismo tiempo de inestabilidad política.