La fuga de Uribito

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

CONSTRUYENDO CAMINOS HACIA LA IMPUNIDAD

Bayardo Ariza Olarte

En buena hora hombres íntegros como Iván Cepeda y Alirio Uribe, Senador y Representante a la Cámara respectivamente, electos el pasado marzo de 2014 se aprestan a ajustar, en el Congreso Nacional, las clavijas contra la impunidad mediante las denuncias de los crímenes auspiciados y cometidos por el “Líder de ralito” contra el pueblo y la nación colombianos.

Por ello vale la pena que se avizoren comportamientos que están ocurriendo en la vida nacional que conspiran contra los resultados positivos de dichas denuncias ya claramente soportadas con pruebas de distinto tenor. Y es que si bien el personaje criminal logró en su momento quitarse de encima a quienes más lo podían comprometer aplicándoles la extradición a EEUU, no pudo, ni con ataques aleves contra las Altas Cortes del momento, evitar que sus compinches de la parapolítica fueran puestos tras las rejas.

Sin embargo en los últimos tiempos, por iniciativa de este oscuro personaje, sus dependientes y compinches han optado por evadir la justicia colombiana fugándose del país al ser condenados o simplemente acusados formalmente y pidiendo asilo político en países del exterior. Caso emblemático el de la Ex directora del DAS responsable directa del espionaje criminal a dirigentes y opositores políticos del uribismo, que se voló a Panamá solicitando y obteniendo asilo político del gobierno cómplice del Señor Martinelli, hace poco revocado por las autoridades judiciales de ese país bajo un nuevo gobierno.

Entonces se hace necesario precisar los alcances y connotaciones que puede adquirir la fuga de “Uribito”, una vez condenado por la justicia colombiana, hacia los EEUU, en donde se informa estaría pidiendo asilo político. Sea lo primero decir que ese comportamiento marca un derrotero para todos aquellos, incluido el “Líder de Ralito”, que pretenden evitar sus responsabilidades criminales por hechos realizados con alevosía y ventaja contra el pueblo y la oposición política en el país.

Para lo que cuentan, muy probablemente, con la anuencia de las autoridades norteamericanas o las de sus aliados, en el entendido que estas personas han sido sus fichas o sus aliados incondicionales para adelantar políticas antinacionales y antipopulares en beneficio de las políticas y las multinacionales norteamericanas para el subcontinente y para el país. En el caso de “Uribito” vale la pena considerar que su paso por el minagricultura y la formulación y aplicación del programa Agro Ingreso Seguro (AIS) por cuyos manejos delincuenciales se le ha condenado, vino a formar parte junto a las campañas realizadas por los sucesivos presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, hoy presos por parapolítica, de todo un entramado mafioso para convencer mediante amenazas pero también mediante dádivas a diferentes sectores de la vida nacional de las “bondades” del Tratado de Libre Comercio con EEUU, ampliamente denunciadas por la oposición desde la consulta indígena, el Comité Colombia de Lucha contra el ALCA-TLC, RECALCA y la Gran Coalición Democrática, y lograr así su aprobación y ratificación por el Congreso Nacional.

Por ello las probabilidades de que EEUU les de asilo político a “Uribito” hoy y mañana a su “Líder de Ralito” son muy altas y por ello deben ser denunciadas y rechazadas por los colombianos que necesitamos que los criminales paguen sus delitos en nuestro país.

Un país que se prepara para la finalización del conflicto armado debe afinar las actuales instituciones, mientras se construyen unas nuevas, mostrando verdaderos actos de paz, uno de los cuales la terminación de la impunidad por la vía de dar casa por cárcel sin control alguno o simplemente dejar en libertad vigilada a estos delincuentes de “cuello blanco” que tanto daño le han hecho a nuestro país y que han sido y son responsables de la guerra y del conflicto armado. Y exigir a los EEUU y sus aliados comportamiento decente y respetuoso de nuestras instituciones y rechazo a complicidades con criminales como “El Líder de Ralito” y sus compinches.

Desde las Calles de Colombia. Julio 11 de 2014.

 

Bayardo Ariza Olarte