Desde las calles de Colombia

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Senador Uribe

Paraco-narco-político

 

En medio del estruendo político producido en el país y en la región por el formidable prontuario criminal presentado en la Comisión Segunda del Senado de la República,  por el Honorable Senador de la República de Colombia Doctor Iván Cepeda Castro, contra el “Líder de Ralito” devenido en senador (en minúsculas), es conveniente analizar lo ocurrido durante el debate: calificar las actuaciones del propio criminal implicado en las organizadas, soportadas y cronológicas denuncias, las de sus compinches del autodenominado “Centro democrático”, las de los escuderos del actual presidente y las de algunos miembros de neoprogresismo.

Para no convertir este escrito en un mamotreto ilegible tengo que apelar a anteriores escritos en los que he dado cuenta del historial criminal del “Líder” ahora brillantemente recopilado por el Dr. Cepeda Castro. Invito a consultar mis escritos en www.fundacionwalterbenjamin.org.co/columnistas página 7 (La danza de los Torcidos – 25/V/2007-, La danza de los torcidos I -11/X/2007- y La danza de los torcidos II – 10/III/2012- ) y www.bayardodejesus.blogspot.com (La danza de los torcidos III, viernes 17 de febrero de 2012).

Sea lo primero reconocer la gran valentía que acompaña al Senador Cepeda Castro al hacer este debate, así como reseñar la actitud el PDA y del Senador J. Robledo en su respaldo. Capítulo aparte requiere la gran acogida y respaldo de la ciudadanía informada y de los seguidores políticos del Senador Cepeda Castro y su fórmula a la Cámara de Representantes Alirio Uribe. Igualmente la actitud consecuente de la Senadora Claudia López contra el ¨líder”, aunque su estilo de espejismo (Plano, cóncavo y convexo dependiendo del escenario) que pretende igualar la criminalidad estatal y narco-paramilitar con la criminalidad guerrillera, desdibuje su accionar.

Por lo demás y por los demás el espectáculo de dimes y diretes, la danza de los torcidos, entre antiguos aliados y cómplices fungiendo de enemigos irreconciliables tratando de safarse del cabezal del dedo acusador, resplandeció nuevamente, para no dejar duda alguna de las implicaciones de todos ellos en los terribles sucesos que han sumido y mantienen a nuestro país en la postración política y social y significan el verdadero obstáculo para avanzar en el proceso de paz. Mención especial requiere “la sabandija huyendo por las alcantarillas del Congreso” o algo así como lo señaló Claudia López gráficamente.

Ya salieron los escuderos de los medios de comunicación, los “intelectuales” del establecimiento a tratar de descalificar y banalizar las denuncias presentadas por el Senador Cepeda, con argumentos tan baladíes como que ellas son un refrito, que no dijo nada nuevo, que es un parto de los montes etc, etc. Como si el hecho cierto de que todo ello, o casi todo, ya estaba dicho, ya había sido denunciado, le quite actualidad, le reste valor acusatorio, convierta estos nefastos hechos criminales en algo sin importancia y que pueden ser desestimados en un necesario proceso penal.

Corresponde a las organizaciones sociales y políticas nacionales e internacionales que vienen acompañando y promocionando el acuerdo político al conflicto armado tomar nota de esta situación y continuar las denuncias y las manifestaciones contra estos criminales para que en el más corto plazo posible se establezcan procesos acusatorios que permitan ir debelando la verdad verdadera condición sine qua non para que el país pueda pensar en sanar las heridas.

De no ser así el proceso de negociaciones y el subsecuente proceso de ratificación se verán deformados y perderán la fuerza y la contundencia moral que se requiere para un cierre exitoso, base de su sosteniblilidad.

El gobierno del presidente Santos, la Fiscalía, la Comisión de acusaciones y la Procuraduría serán los únicos responsables de que el proceso de paz fracase por seguir negándose a abrir o desarrollar procesos acusatorios que permitan esclarecer estos terribles y criminales hechos que han enlutado a nuestro país.

Desde las calles de Colombia. Septiembre 21 de 2014.

 

Bayardo Ariza Olarte.