Semanario

CARTA ABIERTA

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Jueves, 19 de Abril de 2012 17:33

 

Abril 19 de 2012 | 07:04 AM. | Noticias



Por: Timoleón Jiménez.- Por nuestra parte, sentarse a conversar no apunta a ningún tipo de rendición y entrega. La reincorporación a la vida civil implica y exige una Colombia distinta. El gran capital inversionista tendrá que asumir que la realidad puesta de presente por la crisis, requiere un cambio profundo en su modo de actuar, una nueva manera de relacionarse con los pueblos. Confiamos en que sea esa la voluntad oficial.

Es sabido que el talante conservador de Aristófanes, el gran dramaturgo ateniense, lo llevó a satirizar a Sócrates, cuyas reservas sobre los valores griegos tradicionales le parecieron peligrosas para el Estado. Pese a ello, gran parte de su obra es una condena a la guerra, en particular a las llamadas guerras del Peloponeso libradas largamente entre su ciudad natal y Esparta. Acontecimientos recientes traen al recuerdo su comedia La Paz y ponen de presente su vigencia.

Trigeo, nativo de Atmón, viñador honrado, enemigo de pleitos y delaciones, como se presenta ante Hermes en las puertas del Olimpo, decide, en ausencia de Zeus y aprovechando que el artífice de las guerra duerme, ejecutar la audaz hazaña de desenterrar a La Paz, la diosa perseguida que ha sido confinada en la profundidad de una caverna bajo los más grandes peñascos, en donde la custodia además Cerbero, el fiero y monstruoso can de tres cabezas.

Para conseguirlo se ve obligado a aplacar la furia de Hermes, dispuesto a cumplir la orden de Zeus de asesinar a quien lo intente. Para ello se apoya en el Coro, conjunto virtual de voces que representan el sentir de gran parte de los pobladores de Grecia. El rescate de La Paz resulta una experiencia reveladora acerca de los verdaderos orígenes de la guerra, los pretextos que se buscan para hacerla y las ambivalentes posiciones de muchos de quienes afirman desear la concordia cuando en realidad la odian.

Conviene develar qué grandes negocios han logrado ocultarse tras la guerra en Colombia. Para referenciar uno solo de ellos, conviene leer la reciente crónica de Alfredo Molano titulada Paramilitarismo y palma en el Catatumbo. Una certeza parece danzar en su trasfondo. Cuando el empresario palmero Carlos Murgas fungió como Ministro de Agricultura de Andrés Pastrana, ese gobierno decidió implementar un proyecto nacional de expansión de la agroindustria de la palma.

Para ello creó el Banco Agrario e ideó las alianzas productivas. En la misma Administración se cumplió la incursión de Salvatore Mancuso y sus hordas asesinas al Catatumbo. Tras asesinar, amenazar y desterrar a miles de campesinos y familias, con evidente complicidad policial y militar, esas bandas criminales pasaron a controlar la propiedad de la tierra en amplias zonas del Norte de Santander. Sobrevino entonces la subasta al por mayor de pequeños y medianos predios. Esto ocurría en tiempos del despeje.

Dispuesta por Uribe la desmovilización paramilitar, las empresas palmeras del señor Murgas se convierten en principales adquirentes de esas tierras. También en los montes de María, donde había ocurrido lo mismo. Aceleran a fondo sus proyectos agropecuarios, fortalecidos por decretos que imponen que el veinte por ciento del combustible usado en el país debe contener biocombustible derivado de la palma, asegurando así el mercado y el beneficio a los pacíficos y ecologistas empresarios.

Ahora que Santos habla de restituir tierras a las víctimas, está claro que los terceros adquirentes de buena fe que adelantan proyectos agroindustriales no serán afectados de ningún modo. Todos felices con el negocio redondo. Las FARC, que combatimos con energía y coraje la avalancha militar y paramilitar, fuimos elevados a la oprobiosa categoría de terroristas y narcotraficantes, y transformados en los enemigos número uno del país y del progreso. Satán tenía su nido en el Caguán.

Recuerdo ahora a la respetable cacica Consuelo Araujo Noguera, cuya vida se perdió en el demencial intento militar por rescatarla de manos de un frente de las FARC. Cuánto se dijo y sentenció contra nosotros. Muchísimo, pero muchísimo más que lo que se dijo cuando el país se enteró que su hijo Hernandito, gobernador del Cesar, era un reconocido jefe paramilitar. O cuando se publicó que su hermano, sus sobrinos y su cuñado estaban metidos hasta el cuello con Jorge 40.

Eran los tiempos en los que el Presidente Uribe no perdía oportunidad de viajar a Valledupar. Muy bien asistido por su director del DAS, horroroso capítulo sobre el que los poderes establecidos consideran haber conseguido echar tierra suficiente. Se equivocan. Un proceso de paz con las FARC no puede ser secreto ni a espaldas del país, ha de ser el escenario en el que el pueblo colombiano pueda volver a denunciar y conseguir por fin justicia por tanta barbaridad sufrida.

A cosas así las llaman con desprecio en la gran prensa shows mediáticos, seguramente con la correspondiente indicación de las alturas. Cada vez que los de abajo pronunciamos las palabras democracia, justicia o equidad social, se irritan furibundos los poderosos mercaderes que asimilan el crecimiento de sus fortunas a la suerte general de los demás nacionales. Si ya todo eso está logrado, repiten orondos y burlones. Eso, precisamente, es lo que discutimos.

El enriquecimiento desaforado y salvaje de unos cuantos ha significado el envilecimiento de las condiciones de vida de la mayoría. Y el aparato estatal de gobierno, legislación, justicia y fuerza desempeña el exclusivo papel de aplastar la inconformidad al precio que sea. Por encima de tanta infamia mediática, ninguna otra causa produce la guerra que se libra en Colombia. Son esas las realidades que deben abordarse y situarse en vías de solución en una mesa de diálogos.

Con esa convicción estamos dispuestos a conversar de paz con el actual gobierno. Para que no se diga después que las FARC le mentimos al país. No tememos en absoluto debatir y demostrar que han sido los grandes empresarios del capital y la tierra quienes han renovado una y otra vez su carnicera brutalidad, a fin de firmar grandes negocios sobre la sangre de los desposeídos. Si un importante sector de inversionistas muestra interés en dar el paso hacia la paz, lo acompañamos. Eso sí, muy alertas.

El día de su posesión, Santos farfulló acerca de su intención de diálogo con las FARC. Unos días después molía a bombas el campamento del Comandante Jorge Briceño. Durante más de un año abusó con su ficción de la llave, lo cual no excluyó el ataque mortal al Camarada Alfonso Cano, el hombre que tomaba más en serio el asunto y movía al resto del Secretariado a posibilitar contactos. Santos sabía muy bien eso, lo que no le impidió llorar emocionado. La doble moral siempre ha sido imputada a nosotros.

Por nuestra parte, sentarse a conversar no apunta a ningún tipo de rendición y entrega. La reincorporación a la vida civil implica y exige una Colombia distinta. El gran capital inversionista tendrá que asumir que la realidad puesta de presente por la crisis, requiere un cambio profundo en su modo de actuar, una nueva manera de relacionarse con los pueblos. Confiamos en que sea esa la voluntad oficial. Así, sin duda, podremos entre todos desenterrar la Paz. Sin más ases bajo la manga, Santos.

Timoleón Jiménez

Comandante del Estado Mayor Central de las FARC-EP

Montañas de Colombia, abril 14 de 201

 

 

DE COMOSOCOL

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por Àlvaro Botero C. Corrector Lunes, 26 de Marzo de 2012 11:54

 

INFORMATIVO No. 002 – MARZO 21 DE 2012

 

La Comisión Política en reunión realizada el 15 de marzo y de acuerdo con los aportes hechos por los delegados de las organizaciones participantes de este proceso hemos acordado las siguientes orientaciones:

Orientar a todas las organizaciones sindicales, sociales y políticas que hacen parte de esta coordinación a trabajar con el documento  carácter y plan de acción de este proceso para ayudar a construirlo en cada sector social, región, departamento y a nivel nacional. Sugerimos desarrollar seminarios, conversatorios, publicación en medios de comunicación etc.  (Adjuntamos documento)

Participar en la preparación y desarrollo de las jornadas de movilización de los meses de marzo, abril, mayo y junio así:

· 22 de Marzo: Plantón frente a las instalaciones del Palacio de Justicia contra la Reforma a la Justicia del gobierno.

· 24 de Marzo – sábado: 2:00 p.m.  Parque Nacional: Caravana contra el  Tratado de Libre Comercio con Corea. Dispongamos de vehículos, motos para participar.

· 27 de marzo: Campamentos por la Salud y la Seguridad Social en todo el país. En Bogotá realizaremos tres campamentos en Suba, Rafael Uribe Uribe y en Ciudad Bolívar. Este último a partir de las 4:30 p.m. al frente de la Universidad Distrital en Candelaria.

· 12, 13 y 14 de Abril: en Cartagena realización de la Cumbre Nacional de Organizaciones Sociales como evento paralelo a la Cumbre de las Américas. Haremos llegar programación sobre esta actividad e invitamos a participar por parte de todas las organizaciones sociales.

· 24 DE ABRIL Y 29 DE MAYO. campamentos por la salud y la seguridad social-  a partir de estas fechas se realizarán  los últimos martes de cada mes.

· Desarrollar actividades de solidaridad reales con los conflictos laborales y sociales que se están desarrollando en el país

· Participar de la plenaria de organizaciones Sindicales, Sociales y Políticas en Bogotá el próximo lunes 26 de marzo entre las 2:00 y las 5:00 p.m. en la sede de CTC, Calle 39 No. 28A-26 con el siguiente temario:

1.       Asistencia

2.       Informes: Comisión Política y Organización del trabajo en las regiones y sectores sociales

3.       Análisis, conclusiones, tareas y responsabilidades.

4.    Estamos solicitando que cada una de las organizaciones sociales que venimos en este proceso, hablemos con la dirigencia de otras organizaciones que no hagan parte de este proceso para que las invitemos a participar de la reunión del próximo lunes y a vincularse  a este proceso.

COMISIÓN POLÌTICA DE LA COORDINACIÓN NACIONAL DE ORGANIZACIONES Y MOVIMIENTOS SOCIALES Y POLÍTICOS

GRAN COALICION DEMOCRATICA, MINGA NACIONAL INDIGENA Y COMUNITARI,  CONGRESO DE LOS PUEBLOS DE COLOMBIA, POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO, CUT, MARCHA PATRIOTICA, ANTHOC, SINTRAUNICOL, ASPU, MOVICE, CEDETRABAJO, ALTERNATIVA SOCIALISTA, SINTRAIME, SIES-COLOMBIA,  FEU-COLOMBIA, CUT BOGOTA/CUNDINAMARCA, M.C.P, OCP, CPC, COMITES ESTUDIANTILES DEL SENA, UNIVERSIDAD NACIONAL, JUCO, OCE, PLATAFORMA SOCIAL DE ORGANIZACIONES SOCIALES, PCC – PDA,  CUT META,  SINDESENA, ASAMBLEA POR LA PAZ,  ADLECAD, FUNDACION AURY SARA, FECODE, ASOCIACION NACIONAL POR LA SALVACION AGROPECUARIA, PLANETA PAZ,  PST,  SINTRAEMSDES,  CENSAT AGUA VIVA, FUNDACION OTROS MUNDOS COLOMBIA, RECALCA, CASA DE DERECHO CONGRESO DE LOS PUEBLOS, COORDINADORA NACIONAL –MUJERES CAMPESINAS,  SNTT, PUP, RECALCA, CONAP, UNEB, COLOMBIA NO BASES, COLECTIVO SINDICAL “GUILLERMO MARIN”, UNION PATRIOTICA UP, OTRA COLOMBIA ES POSIBLE, COES SENA,  ASDESCOL, FUERZA COMUN, COMITÉ DE SOLIDARIDAD SINTRASINCODER, MODEP, FENSUAGRO, RED DE LUCHA CONTRA EL HAMBRE, ASOCIACION SALUD AL DERECHO, COMOSOC, ASOCIACION DE ORGANIZACIONES CONTRA LA LEY DE REGALIAS; VIVIENDISTAS, FEDERACION MEDICA NACIONAL, USO, SINTRATELEFONOS, COORDINADORA NACIONAL CAMPESINA – CNC, FENACOA

 

 

DE MEDICINA LEGAL

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Jueves, 08 de Marzo de 2012 13:37

 

Comunicado del Grupo de Psiquiatría y Psicología de la

Dirección Regional Bogotá del Instituto nacional de

Medicina Legal y Ciencias Forenses

 

Es innegable que debe socializarse y publicitarse las circunstancias vividas al interior del Grupo de Psiquiatría y Psicología de la Regional Bogotá en relación a las actuaciones realizadas por el señor Camilo Herrera Triana que afectan la legalidad, la ética y la moral, así como la repercusión global social de éstas. Lo anterior, no solo, con el fin de emanciparnos del yugo de corrupción en el que se nos quiere inscribir, sino también, por la necesidad de reconstruir la dignidad, reivindicar el buen nombre, la buena fe, el sentido discursivo y la retórica científica de orden forense.

Por tal razón, los profesionales del Grupo de Psiquiatría y Psicología Forense de la Regional Bogotá del Instituto Nacional de Medicina legal y Ciencias Forenses (GPPF-RB- INML – CF), consideramos pertinente pronunciarnos al respecto.

Camilo Herrera Triana, persona que fungió como médico especialista en psiquiatría forense durante 10 años, con su actuar causó no solo perjuicios a la administración de justicia sino también a la integridad e identidad del Grupo de Psiquiatras y Psicólogos Forenses. Conductas individuales que nos afectan en colectivo y acarrean estigmatización y descrédito a una institución de alta confiabilidad construida con base en un juicioso trabajo científico realizado en los últimos cien años.

Es imperante reconocer el daño causado y mostrar solidaridad con las personas examinadas afectadas, por cuanto depositaron en él su confianza, sentimientos e intimidad, elementos que valoramos altamente por ser conocedores de la psique humana. En nuestro sentir como Grupo continuaremos nuestra labor caracterizada por la atención oportuna y de alta calidad científica que será puesta adicionalmente al servicio de los casos que envíe el sistema de justicia y ameriten revisión; que como conocedores de los procesos de victimización y revictimización los realizaremos en un marco de respeto por la dignidad humana de las personas examinadas.

Pues, nuestro firme propósito siempre ha sido, realizar un trabajo basado en el respeto por la persona evaluada, la objetividad, honestidad y transparencia en el quehacer diario, y en pro de la justicia que tanto anhelamos, esperanzados en aportar por medio de nuestro conocimiento a la construcción de un país pacífico, en el cual los ciudadanos se sientan respaldados por el sistema judicial del cual hacemos parte.

Los efectos del engaño y burla a una sociedad, a un instituto científico y a un sistema de justicia en general desde la impostura perversa del señor Triana aún no son tangibles, lo que sí se sobreentiende es la dimensionalidad que a mediano y a largo plazo dejará heridas difíciles de cicatrizar.

Este hecho puso en evidencia las imprecisiones en el sistema de selección de los profesionales - peritos, lo cual resta la cualificación necesaria para pertenecer a un Grupo que exige altas calidades científicas y humanas. Dejamos claro, que el Grupo de Psiquiatras del Instituto sí percibió y adelantó acciones enmarcadas en el ámbito de lo académico mediante monitoreo, evaluación y posterior comunicación de los resultados, apreciaciones e inquietudes a los cinco Directores Generales del Instituto que ejercieron durante el período en que el señor Herrera estuvo vinculado realizando labores forenses; vemos que no fue suficiente, por lo tanto manifestamos que debe implementarse la instalación de auténticos procesos de selección que involucren seguimiento académico y certificación expedita, y un programa de monitoreo y seguimiento que incluya acciones de mejoramiento como capacitación acorde con los hallazgos.

La víctimas de este suceso son las personas examinadas dentro de los procesos judiciales y administrativos, quienes no tuvieron la oportunidad de gozar de las plenas garantías y la idoneidad científica que ofrece el Instituto y la Sociedad Colombiana; los profesionales miembros del Grupo de Psiquiatría y Psicología del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias forenses, el mismo Instituto como entidad científica, el Sistema de Justicia, en tanto se produjo un desmejoramiento de la imagen de sus instituciones.

Para lograr una reparación de estas víctimas, tiene sentido que se creen políticas y se asignen recursos que apoyen la implementación de un Sistema de Medicina Legal con garantías laborales que pueda velar por un auxilio eficaz de la justicia y pueda cumplir con la misión como institución del Estado colombiano, de prestar un servicio forense a la comunidad en un marco de calidad, para apoyar técnica y científicamente la administración de justicia, respetando la dignidad de las personas y contribuyendo a restablecer sus derechos.

De otra parte damos a conocer que en estos momentos estamos rodeados y apoyados por la Asociación Colombiana de Psiquiatría (ACP), espacio que conoce las grandes complejidades del trabajo forense, considerando que es el más difícil y en contraste el peor pago de la labor social de la psiquiatría, siendo el más riesgoso en todo orden. Es por ello que en este momento damos el primer paso conjunto entre la Asociación y el Instituto hacia nuestra propia cualificación citando a un primer foro o encuentro sobre psiquiatría forense con objetivos gremiales y académicos, para darnos a conocer aun más en el seno de la comunidad científica y de ésta manera no continuar bajo la sombra de los prejuicios de todo un sistema que debe corregirse de fondo, de lo contrario seguiremos siendo señalados erróneamente como los directos responsables.

Sin otro particular,

Grupo de Psiquiatría y Psicología Forense de la Regional Bogotá del Instituto Nacional de Medicina legal y Ciencias Forenses.

Dado a los 29 días del mes febrero de 2012 en la ciudad de Bogotá.

 

   

DE COMOSOCOL

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÒN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Domingo, 04 de Marzo de 2012 19:28

INFORMATIVO 001 – 2012

El 22 de Febrero del 2012, en la sede nacional de la CUT nos reunimos organizaciones, plataformas y movimientos sociales que hacemos parte   de la COORDINACION NACIONAL DE ORGANIZACIONES Y MOVIMIENTOS SOCIALES Y POLITICOS, y llegamos a las siguientes conclusiones:

1.       Con aportes de los participantes de esta reunión, cerramos las discusiones sobre los temas de carácter de la Coordinación Nacional de Organizaciones y Movimientos Sociales y Políticos y su plan de acción que se convierten en documentos de trabajo para la construcción, desarrollo y fortalecimiento de este escenario de lucha.

2.       Preparar y participar de las siguientes acciones de lucha nacional:

Ø  6 de Marzo: Movilización contra la ley de tierras y de victimas del gobierno y apoyo a las justas reclamaciones de los desplazados y despojados de sus tierras. Se está promoviendo el viaje de dirigentes y activistas hasta Montería, Villavicencio y Bogotá.

Ø  14 de marzo Jornada nacional  de protesta en defensa de la seguridad social, el régimen de prima media en pensiones del ISS, contra Colpensiones y los fondos privados de pensiones y por trabajo digno y decente y la pensión como derecho humano fundamental y derechos de los  pensionados y adulto mayor. Se programan concentraciones y marchas en todas las ciudades capitales del país.

Ø  22 de Marzo: Plantón frente a las instalaciones del Palacio de Justicia contra la Reforma a la Justicia del gobierno.

Ø  24 de Marzo: Caravana de vehículos en Bogotá contra el TLC con Korea.

Ø  12, 13 y 14 de Abril: en Cartagena realización de la Cumbre Nacional de Organizaciones Sociales como evento paralelo a la Cumbre de las Américas. Haremos llegar programación sobre esta actividad e invitamos a participar por parte de todas las organizaciones sociales.

Ø  Preparar la participación en las jornadas del 8 de marzo  “Día Internacional de la Mujer” y el 1 de Mayo buscando la participación amplia de trabajadores y sectores populares.

Ø  Preparar para el mes de junio en la segunda quincena un Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales y Políticas. Haremos llegar oportunamente la programación.

Ø  Desarrollar actividades de solidaridad reales con los conflictos laborales y sociales que se están desarrollando en el país.

3.       Comprometernos las organizaciones del orden nacional a contribuir a la construcción, desarrollo y fortalecimiento de la Coordinación Nacional de Organizaciones y Movimientos Sociales y Políticas a nivel departamental, municipal y sectorial haciendo los esfuerzos para que lleguen nuevas organizaciones y movimientos sociales.

4.       Invitar a que las organizaciones y movimientos sociales y políticos que hacen parte de este escenario de unidad y lucha hagan parte de la Comisión Operativa (política) nombrando un delegado principal y su suplente. La próxima reunión será el 5 de marzo a las 4:00 p.m. en la sede de COMOSOC.

COMISION OPERATIVA DE LA COORDINACION NACIONAL DE ORGANIZACIONES Y MOVIMIENTOS SOCIALES Y POLITICAS

Bogotá, D.C. 22 de febrero de 2012.

 

GRAN COALICION DEMOCRATICA, MINGA NACIONAL INDIGENA Y COMUNITARI,  CONGRESO DE LOS PUEBLOS DE COLOMBIA, POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO, CUT, MARCHA PATRIOTICA, ANTHOC, SINTRAUNICOL, ASPU, MOVICE, CEDETRABAJO, ALTERNATIVA SOCIALISTA, SINTRAIME, SIES-COLOMBIA,  FEU-COLOMBIA, CUT BOGOTA/CUNDINAMARCA, M.C.P, OCP, CPC, COMITES ESTUDIANTILES DEL SENA, UNIVERSIDAD NACIONAL, JUCO, OCE, PLATAFORMA SOCIAL DE ORGANIZACIONES SOCIALES, PCC – PDA,  CUT META,  SINDESENA, ASAMBLEA POR LA PAZ,  ADLECAD, FUNDACION AURY SARA, FECODE, ASOCIACION NACIONAL POR LA SALVACION AGROPECUARIA, PLANETA PAZ,  PST,  SINTRAEMSDES,  CENSAT AGUA VIVA, FUNDACION OTROS MUNDOS COLOMBIA, RECALCA, CASA DE DERECHO CONGRESO DE LOS PUEBLOS, COORDINADORA NACIONAL –MUJERES CAMPESINAS,  SNTT, PUP, RECALCA, CONAP, UNEB, COLOMBIA NO BASES, COLECTIVO SINDICAL “GUILLERMO MARIN”, UNION PATRIOTICA UP, OTRA COLOMBIA ES POSIBLE, COES SENA,  ASDESCOL, FUERZA COMUN, COMITÉ DE SOLIDARIDAD SINTRASINCODER, MODEP, FENSUAGRO, RED DE LUCHA CONTRA EL HAMBRE, ASOCIACION SALUD AL DERECHO, COMOSOC, ASOCIACION DE ORGANIZACIONES CONTRA LA LEY DE REGALIAS; VIVIENDISTAS, FEDERACION MEDICA NACIONAL, USO, SINTRATELEFONOS, COORDINADORA NACIONAL CAMPESINA – CNC, FENACOA

 

GUERRA Y SALUD MENTAL

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN COLOMBIA Jueves, 15 de Diciembre de 2011 16:21

FUNDACIÓN W. B. PARA LA INVESTIGACIÓN SOCIAL

Es de Perogrullo que la guerra causa alteraciones en la Salud mental, las comunidades y la sociedad en general; violencia, terror persecución, son las características más sobresalientes. Pero, la violencia social es, tal vez, la situación más aberrante: la desaparición forzada, la muerte sistemática, las masacres, son experiencias colectivas de muy difícil elaboración y reparación, y permanecen generando malestar y destrucción. El daño en la capacidad que tienen las personas para relacionarse, ha sido muy evidente, y los daños sobre la familia y sobre las comunidades es imposible de eludir; pero también la guerra causa enfermedad mental de orden individual.

La ética se pierde, los valores transmutan y pierden sentido, sólo importa el ejercicio del poder, sin embargo las fuerzas en confrontación desean cada una tener la razón. Las instituciones que piensan actúan y dirigen la guerra, están contaminadas de la imposibilidad de aceptar al otro - diferente-ajeno, el enemigo, y esto también es enfermedad.

Los estudiosos de estos fenómenos han demostrado que la guerra que causa destrucción del mundo externo, es decir del entorno geográfico, de las redes sociales, de los usos y costumbres de las personas, causa también la destrucción del mundo interno de cada uno de los seres que componen los colectivos, se modifica o se anula la afectividad, la emocionalidad, el sentido de las cosas, la capacidad de pensar, la posibilidad de resolver y conectarse con los sentimientos de los demás. Incluso se habla del daño de la relación consigo mismo y con su cuerpo, la relación con la aparición de enfermedades físicas e ineludiblemente la aparición de la enfermedad mental.

Aquellas personas, colectivos o clases sociales que detentan la autoridad y mueven los hilos de la guerra, ¿podrán enfermar? Podemos acaso decir que ellos no están afectados, y en este mismo sentido podemos pensar si nuestro Presidente un hombre de guerra, puede haber sido alcanzado por algún tipo de afectación?.

Contestar esta pregunta nos pone en el camino de si pensar en la muerte, en la desaparición del otro sin valor residual, necesita un cambio psíquico interno, un cambio que implique el derribar barreras construidas para hacernos civilizados, humanos. Todos somos capaces de tener fantasías homicidas pero la posibilidad, de que ésta se concreten son mínimas, esa posibilidad se legitima en los sectores de la sociedad encargado de la represión y la aplicación de dolor y penas y se legitima a ultranza en el contexto de una guerra irregular, en la cual la persecución y la cacería que son sus herramientas han alcanzado un notable desarrollo y su uso necesariamente esta ligado al predominio de estados mentales de grandiosidad y omnipotencia.

Entonces, ¿estará el presidente Santos perfectamente convencido de que la muerte es correcta, necesaria, que debe darse en una sucesión pensada organizada ensayada, controlada, masiva, que permita llevar al desamparo total al enemigo y que pueda ser avalada como una suerte de logro, y un lucro?

Eso esta confirmado tanto con las acciones de guerra a lo largo de su vida, como con el personal sistema explicativo que usa, aunque él no lo invento, aparece muy cómodo con los sentidos de deshumanización, trasportados con las amenazas y alusiones descarnadas que causan terror, cuando notifica el asecho y proclama la muerte. El uso de nombres como Sodoma, y los muy originales referentes de tipo persecutorio omnipotente que aunque son del uso de manuales del terror son usados sin ninguna mitigación ha llamado la atención hacia por lo menos dos declaraciones sobre la muerte del enemigo que pertenecerían al terreno siniestro y que por lo tanto no puede nombrarse no siendo objeto de registro o análisis.

El abordaje de estos dos elementos merecen un poco de contexto. Consideremos que una cosa es la rivalidad, la venganza, la necesidad de someter, el deseo de triunfo y muchos otros sentimientos presentes en la forma más antigua de persecución que es la cacería del enemigo, se entiende que el líder quiere ser el primero y tenga prerrogativas sobre el cadáver, pero otra cosa muy distinta es la que se trasmite cuando el líder comunicas, comparte y lanza al aire, una experiencia emocional íntima ante la ritualizada y fetichizada muerte del enemigo rostro de "embriaguez" como el feo retrato de Dorian Gray que posiblemente le impidió mostrar se en TV en un primer momento.

El primer elemento fue el comentar una experiencia emocional pobremente encriptada, el derrame…. de lágrimas frente a su mujer y luego espontáneamente, en vivo y en directo, de forma macabra regaló a los tres presidentes que lo acompañaban en la reunión de la CAN el cadáver de Cano, esto sucede, cuando contestando la pregunta de una periodista quien agudamente indagó si alguno de los presidentes lo había felicitado por la muerte del guerrillero se precipitó contestando “yo no hago regalos para que me lo agradezcan”.

El silencio ante estos hechos no es gratuito, pues son elementos muy pegados a los básicos instintos erótico-agresivos, en momentos de pobre diferenciación si se quiere, cuando las palabras no existen todavía o han perdido su significado.

Pero para el caso del daño por la guerra puede pensarse, de ser plausible, esa hipótesis, que estos elementos son producto de la normalización de la destructividad y pérdida de la estética armónica que se reemplaza por lo dislocado. Con ello se entiende que maneja de forma más radical y sistemática un viejo proyecto de borramiento total y posible incorporación primitiva del enemigo, se movilizan excitaciones de tipo necrófilo, cuyo entendimiento va más allá de los alcances de este ensayo. Una situación ligada a esta dinámica sería la necesidad de un continuo flujo de estas emociones cuyo logro puede irse complicando, por la necesidad del plus de placer requerido para cada uno de ellos.

Podría el pueblo colombiano llegará hacerse adicto a este tipo de situaciones, que tienen un enorme influjo mediático? pueden transformar una conducta grupal? La respuesta desafortunadamente es si. Personas híper excitadas en el contexto anterior influyen notoriamente pudiendo producir descomposición y dispersión del acumulado ético que en este caso se habría dado alrededor de la consecución de la paz.

El sacrificio de la paz, sin la consecuente responsabilidad y duelo, dan nacimiento o abroga otro tipo de “derecho” de dimensión tanática, el derecho a punir y atormentar a ultranza y eternamente; tan concordante con las últimas formas de guerra sin fin, que se perfilan en el horizonte de la modernidad. Se impone por lo tanto y en nombre de la sobrevivencia la demarcación de límites y fronteras donde a partir de la estética y la armonía, lo feo y dislocado sean señalado y rechazado. Queda un último elemento por mencionar, que en realidad es una pregunta, ¿la enfermedad en el punto en que esta conducirá a la muerte o revertirá con algún tratamiento?

   

Página 3 de 7