Semanario

COMUNICADO DE PRENSA

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ÁLVARO BOTERO, CORRECTOR DE ESTILO Jueves, 03 de Noviembre de 2011 16:39

La Votación del Polo en Colombia

Aunque este miércoles, la Registraduría Nacional terminó el consolidado de los resultados de estas elecciones en todo el país, en algunos departamentos y municipios aún se vive una lucha por las curules de candidatos del Polo.

Hasta el momento El Polo Democrático Alternativo ha sumado en todo el país un total de 1’896.964 votos en Alcaldías, Gobernaciones, Asambleas, Concejos y JAL.

Para Asambleas, el Polo obtuvo 482.302 votos en todos los departamentos del país. El Partido tendrá diputados en el Amazonas, Arauca, Atlántico, Caldas, Caquetá, Nariño y Valle.

En los Concejos de las ciudades capitales, el Polo tendrá representación en Bogotá, Cali, Pasto, Leticia, Tunja, Montería, Neiva, Riohacha, Santa Marta, Villavicencio, Ibagué y Mocoa. En toda Colombia, el PDA obtuvo para Concejos Municipales 594.920 votos.

Este miércoles, la Registraduría Nacional indicó que el Polo Democrático Alternativo tendrá alcaldías en 8 municipios del país. Para las administraciones municipales, el partido tuvo una votación de 282.294.

La mayor votación del PDA para la alcaldía, la obtuvo María Isabel Urrutia en Cali con 87.205 votos, seguido de Pedro Vicente Obando en Pasto con 49.573, Aurelio Suarez Montoya en Bogotá con 32.300 votos y Carlina Sánchez Marmolejo en Santa Marta con 18.161 votos.

Para el Concejo de Bogotá, el Polo obtuvo 137.913 votos, alcanzando curul el actual Concejal Celio Nieves Herrera con 13.550 votos, seguido del Concejal Álvaro José Argote con 11.000 votos, el ex Congresista Venus Albeiro Silva con 10.101 y el Concejal Rafael Orlando Santiesteban con 9.391 votos.

Sin embargo, las 20 localidades de Bogotá arrojaron un resultado de 147.846 votos del Polo Democrático Alternativo, siendo Kennedy y Engativá las localidades donde se obtuvieron las más altas votaciones para el Partido con 18.228 y 17.649 respectivamente.

El Presidente del Polo Democrático, Jaime Dussán Calderón en conversación con la prensa, desestimó las críticas de quienes afirman que el Polo se hundió en las elecciones territoriales, aunque reconoció que "sí perdimos, pues perdimos la alcaldía de Bogotá, y la gobernación de Nariño, y un poco más de 200 mil votos en la capital colombiana de los  340 mil que se obtuvieron en el 2007". 

El Presidente del Polo sostuvo que la votación histórica del Partido no se mide con los sufragios obtenidos por sus candidatos presidenciales como Carlos Gaviria ni con los de Gustavo Petro, sino por los votos para las asambleas y el concejo de Bogotá. "Esos son los votos del Polo y esta vez perdimos 200 mil en Bogotá, la mayoría de los cuales se fueron con el movimiento Progresistas de Petro".


Polo Democrático Alternativo

Gabriel Becerra
Colombia.
310.2810010


 

Adiós al Estado Social de Derecho

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ÁLVARO BOTERO, CORRECTOR DE ESTILO Sábado, 29 de Octubre de 2011 17:57

 

José Gregorio Hernández

LA PATRIA, Manizales

2011-08-30

Que no se diga después que no lo advertimos: la Constitución Política de 1991, a sus veinte años de vigencia, sufre una mutación fundamental. Tan fundamental que, a partir de ahora, estamos en presencia de otra Constitución. Una muy distinta de la aprobada por los delegatarios a la Asamblea Nacional Constituyente.

En efecto, uno de los elementos esenciales de la Carta Política -el Estado Social de Derecho- es, de ahora en adelante, apenas un adorno lingüístico dentro de un conjunto de normas que hace prevalecer el factor económico -cuyo contenido será definido en cada caso por los burócratas de turno- sobre la dignidad humana, los derechos fundamentales, los derechos sociales, los derechos colectivos y del ambiente, el acceso de toda la población -en especial la de menores recursos- a los bienes y servicios básicos.

Ha sido aprobado y está a punto de entrar en vigencia el Acto Legislativo que condiciona la aplicación y efectividad de los derechos "garantizados" y "asegurados" en la Constitución a la denominada sostenibilidad fiscal”, un concepto maleable y manipulable que se usará siempre como argumento para negar a los ciudadanos las prestaciones inherentes al Estado Social de Derecho, que hoy pueden reclamar ante los jueces cuando se las niegan la administración o los particulares.

Desde ahora, puesto que el Acto Legislativo es de vigencia inmediata -entrará a regir el día en que sea promulgado en el Diario Oficial-, los colombianos hemos de acostumbrarnos a una Constitución que proclamará los derechos en la teoría pero que los hará nugatorios por anticipado, restringiendo al mínimo -o a la nada- las posibilidades de reclamo.

No se extrañe, amable lector, de la respuesta que le darán cuando reclame uno de sus derechos: "Usted tiene el derecho, y nadie se lo niega. Pero no está financiado. No es sostenible. No hay plata".

Esta nueva será la Constitución del Estado neoliberal y del capitalismo salvaje, que sustituirá la del Estado Social de Derecho aprobada hace dos décadas. Es una Constitución indolente, cuyas expresiones limitarán el ejercicio de los derechos, harán impracticables las normas constitucionales supérstites que los reconocen y eliminarán de un tajo las competencias judiciales que hoy por hoy permiten a los jueces impartir órdenes tendientes a cristalizar los postulados sociales del orden jurídico fundamental.

Las normas constitucionales del Estado Social de Derecho estarán en adelante "durmiendo con el enemigo". Es decir, la Carta Política nos reconocerá derechos con una mano y nos despojará de ellos con la otra.

Gran satisfacción, claro está, entre los tecnócratas del Ministerio de Hacienda, en las gerencias de las EPS y de la salud prepagada, en las empresas de servicios públicos, entre los intermediarios financieros, en las oficinas de los economistas neoliberales.

Parodiando a Núñez en 1885, los nostálgicos de la Constitución de 1886 ya pueden decir ahora, satisfechos: "La Constitución de 1991 y el Estado Social de Derecho que ella consagró han dejado de existir. Que en paz descansen".

 

 

PATRIA ES SOLIDARIDAD

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ÁLVARO BOTERO, CORRECTOR DE ESTILO Sábado, 01 de Octubre de 2011 11:51

DENUNCIA PÚBLICA

 

El prisionero Gustavo Hernán Giraldo se encuentra privado de la libertad desde el 2006 en la cárcel Bellavista de Medellín y desde el mes de julio del presente año padece de una enfermedad degenerativa que le ha hecho perder más de la mitad de su peso y que no ha podido ser identificada por la poca atención médica que ha tenido.

Desde el comienzo de su enfermedad el señor Giraldo se ha dirigido a todas las instancias correspondientes, entre las que se cuentan una petición a la Juez Tercera de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Medellín, un derecho de petición ante la Dirección Regional Noroeste del INPEC,  una Acción de Tutela ante el Juez Diecisiete Penal Del Circuito De Medellín, solicitando el amparo de sus derechos fundamentales a la Vida, la Salud, la Dignidad Humana para que se le brinde la atención que necesita antes de que sea demasiado tarde.

El día 5 del mes de septiembre de 2011, el JUZGADO TERCERO DE EJECUCIÓN DE PENAS Y MEDIDAS DE SEGURIDAD DE LA CIUDAD DE MEDELLÍN Concedió la Sustitución de la Prisión Carcelaria del señor GIRALDO AMAYA por la Prisión en Centro Médico u Hospitalario, sin embargo, las autoridades se han limitado a llevar al prisionero al centro médico y devolverlo a la cárcel de Bellavista sin que esto redunde en mejorías para el prisionero.

Es manifiesto que ha habido una negligencia por parte del INPEC, que está condenando a Gustavo Hernán Giraldo a la  muerte,  por esta razón exigimos al estado colombiano y al INSTITUTO NACIONAL PENITENCIARIO Y CARCELARIO –INPEC- a preservar el derecho a la vida y la integridad del prisionero enviándolo de forma inmediata a un centro médico con las condiciones necesarias que permitan dar un diagnóstico y formular un tratamiento que permita la recuperación de Hernán Giraldo.

El caso del prisionero Hernán Giraldo Anaya no es un caso aislado, son muchos los presos políticos que son abandonados sin la mas mínima atención médica como forma de tortura y con el objeto de minar su moral, hay muchos casos parecidos al de Hernan y que responden a la misma política, como el de el prisionero Diomedes Carvajalino, que por negligencia del INPEC le fue amputada su pierna, o el caso de José Alveiro Manjarrez Cupitre que muere en total abandono por la falta oportuna de atención médica en la Cárcel nacional Modelo de Bucaramanga.

Denunciamos esta política criminal del estado colombiano encarnado en el INPEC y exigimos una reforma del sistema penal carcelario que priorice la defensa de los derechos humanos y la dignidad de todos los presos.

Asociación Bolivariana de Asuntos Humanitarios PATRIA ES SOLIDARIDAD

Caracas 27 de septiembre 2011

www.patriaessolidaridad.com.ve

   

CAMPO RUBIALES

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ÁLVARO BOTERO, CORRECTOR DE ESTILO Lunes, 26 de Septiembre de 2011 12:33

 

Por: Alfredo Molano Bravo

Hace diez años llegar a Puerto Gaitán desde Villavicencio tomaba un día atravesando sabanas, bajos; cruzando caños y comiendo tierra colorada.

A lado y lado de las trochas había hatos de llaneros viejos que poco a poco se fueron transformando en ranchos comprados por don Víctor Carranza, don Leónidas Vargas y otros sujetos conocidos en el país y en el exterior. Durante una época los paramilitares hacían retenes a lo largo de la carretera hacia Puerto Carreño. En la Cristalina había un comando permanente que cubría todo lo que hoy es el campo petrolero de la Pacific Rubiales Energy, de donde la petrolera saca hoy 250.000 barriles diarios de crudo, la cuarta parte de lo que el país produce. Es una empresa poderosa y bien cotizada, la niña consentida del Gobierno, que explota con la misma voracidad el petróleo que la mano de obra, por medio de una red infinita de subcontratistas —y de subcontratistas de los subcontratistas—. Por eso los 12.700 obreros que trabajan para unos y otros hacen cuentas de los 15 millones de dólares diarios que le entran y lo que se les paga día a día, y la cuenta no les da. La situación en que viven y trabajan es simplemente miserable y agobiante. Viven en carpas como si fueran refugiados de guerra en Afganistán —15, 20 o 40 personas por carpa—; tienen acceso a unas pocas baterías sanitarias —las colas para hacer popó son largas y angustiantes—; deben hacer fila también para el catering —el inglés es el idioma en las instalaciones—; cuadrillas de seguridad de la empresa integradas por exoficiales o exsuboficiales del Ejército, la Policía o el DAS les vigilan cada movimiento y cualquier irregularidad es denunciada a la Fuerza Pública siempre alerta y dispuesta a intervenir a favor de los intereses superiores de la patria. La seguridad social es de hecho inexistente. Las enfermerías no dan abasto porque las condiciones de hacinamiento multiplican cualquier infección en minutos. La tensión a que son sometidos los trabajadores hace que los conflictos internos conviertan los campamentos en infiernos chiquitos. Los obreros son contratados por las intermediarias por 21 días de trabajo y siete de descanso, pero no siempre un contrato sigue a otro; se pueden interrumpir por uno o dos meses, de tal forma que se rompa la continuidad laboral. Las firmas subcontratistas y sus ramificaciones cubren todos los frentes de trabajo, desde el transporte de contenedores donde viven los ingenieros, hasta la operación de taladros con punta de diamante, pasando por todo lo menudo y sucio que supone una explotación de tal magnitud. Sobra decir que el trabajo está cuidadosamente dividido para impedir “masas laborales” que puedan organizar sindicatos o protestas y cada actividad controlada por un capataz brutal al que le pagan según resultados. Las horas extras han desaparecido a favor de bonos, que, claro, son negociados con el superintendente. Las compañías que seleccionan el personal poseen un enorme poder y suelen estar manejadas por políticos locales que hacen de los trabajadores enganchados y de sus familias verdaderos secuestrados electorales.

La petrolera ha interrumpido no sólo los flujos de agua de las sabanas y los bajos, sino los caminos vecinales y servidumbres de los colonos y vaqueros sin que éstos puedan interponer la queja porque no hay autoridad local que se le enfrente a la compañía; los comerciantes de Puerto Gaitán, Puerto López y Villavicencio, interesados en abastecer a las compañías, no se atreven a decir ni mu porque las sanciones caen encima del traidor como moscas en boñiga. Total: el despotismo absoluto contra obreros, colonos y comerciantes, sin que exista un mecanismo que pueda denunciar las arbitrariedades. Por eso ha pasado lo que ha pasado: una protesta airada que no tardó en ser sofocada violentamente por los llamados organismos de seguridad del Estado, que no lo son en realidad, ya que la Rubiales tiene poder sobre el Gobierno. En julio pasado se presentó la primera ocasión para un acuerdo laboral. Pero cuando se calmaron los ánimos botaron a la sabana a 600 trabajadores que la seguridad de la empresa tenía fichados y al mismo tiempo los patronos se levantaron de la mesa. Entonces se escribió el segundo capítulo que conocemos: helicópteros disparando bombas lacrimógenas, bombas de estruendo y balas de goma contra los obreros. El paro se levantó el jueves pasado. Veremos si llegamos a diciembre sin que la partitura de la empresa se repita y de nuevo deba salir el intrépido general Palomino a garantizar el orden.

Elespectador.com| Elespectador.com

 

 

ANDRÉS EL BREVE

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por Administrator Martes, 26 de Julio de 2011 19:25

En realidad el sujeto se llama Anders Behring Brevivik, de 32 años de edad, buen mozo – blanco, caucásico, ojos claros, más de seis pies de estatura – sin ningún problema de índole económica, en tanto tiene una finca (en algún lugar de Noruega) que le sirvió de base para la consecución de los materiales y la fabricación de cuando menos 20 bombas, como la que hizo explotar en el centro de Oslo y ha podido comprar todo el material y armamento que le permitiera, en menos de 90 minutos, “cazar” cerca de 70 jóvenes activistas políticos del Partido Socialdemócrata de Noruega; preparado intelectualmente, ya que pudo escribir un documento de 1.500 páginas, según informan, que titulado 2083, en el que hace la descripción completa de su Utopía, un Mundo –no solo Europa– poblado y dominado únicamente por gentes de raza blanca, caucásicos de ojos claros, con estatura de más de seis pies, sin problemas económicos y con buena preparación académica.

En realidad, no se necesita ser muy inteligente ni muy preparado para hacer esta criminal faena, menos en un país como Noruega donde nunca pasa nada, en tanto sus ciudadan@s tienen todo bajo control, todo el mundo hace lo que tiene que hacer, nadie se sale de la Norma etc., etc.

Es hasta llamativo el espectáculo que se nos presenta ante esta tragedia. Un hombre que se ufana de lo que hace. “Es duro, pero había que hacerlo”, dice, o algo por el estilo, y se sonríe. Parece querer ubicar su “Utopía” en parangón con 1984 de Orwel, que en 2083 cumpliría cien años y que, como se sabe, muestra la sociedad dominada por el Gran Hermano, en un estado fachistizado al máximo, donde la libertad humana fue definitivamente derrotada.

Pero nadie se puede llamar a engaño, pensando que este es el acto criminal de un desquiciado común y corriente...Y ya.

No, este último – espero que entre escribir y publicar esta nota no ocurra algo peor - evento criminal es la resultante de la degradación societal y civilizatoria a que nos está conduciendo la crisis terminal del capitalismo, con su secuela de exclusión, hambre y miseria para miles de millones de seres humanos, secularmente excluidos, pero, también, con la afectación económica, social y familiar de millones de hombres y mujeres de los países altamente avanzados, sede principal de la mayoría de empresas multinacionales, que están perdiendo a pasos agigantados las garantías que la lucha obrera les había sacado a los capitalistas durante el primer cincuentenario del siglo XX.

Con el agravante de que aún no existe una fuerza organizada y consecuente que enfrente con la fuerza necesaria y suficiente para derrotar este capitalismo decadente y, en cambio, de manera espontánea, millones de seres humanos mediante las más variadas formas de emigración e inmigración tratan de resolver sus problemas y los de sus familias apelando, en los países receptores, a múltiples tácticas, casi siempre, individuales que fácilmente son reprimidas y satanizadas por las clases dominantes: siendo el chovinismo y la segregación racial los argumentos principales para rechazar est@s trabajadores, sin reconocer el bien que le hacen a sus ancianas y agotadas sociedades. A esto se suma, en los últimos 10 años, la satanización de quienes tienen como religión el Islam. Ello crea estos fenómenos criminales como Andrés el Breve, que seguramente se multiplicarán por todo el continente europeo en los próximos días.

No aceptar que las relaciones de producción capitalistas entraron en caída franca ya que no se corresponden con las fuerzas productivas y que es necesario pasar a otro estadio: el socialismo, al tiempo que demora la necesaria aparición de la organización que derrote al moribundo, hace aparecer este tipo de criminales que suponen que sus males – perdida de ingresos y calidad de vida – se debe a la competencia de los inmigrantes que les roban sus puestos de trabajo, degeneran la raza y significan el fin del paraíso terrenal que han construido con su esfuerzo, en negación subliminal de la explotación a que sometieron y someten a media humanidad.

Así que quienes abogamos por la organización de los trabajadores y los pueblos para combatir contra el capitalismo realmente existente, estamos en la vía correcta y seremos la única solución contra este tipo de criminales enfermos y contra los responsables reales, los grandes capitalistas, sus multinacionales, sus organizaciones mundiales (ONU, OTAN, OMC, FMI, BM etc,etc,.) y sus gobiernos.

Desde la calles de Colombia. Julio 26 de 2011

PD: me sumo a las celebraciones de hoy en Cuba y entre amigos.

Bayardo Ariza Olarte.

   

Página 4 de 7