Colectivo Comunista

Sesiones Conjuntas (3 y 10-12-2013)

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Miércoles, 11 de Diciembre de 2013 10:58

El Concepto de Historia en la Ideología Alemana

Magda Rivera

La crítica a la crítica de la Filosofía alemana y su ausencia de entronque con la Historia

Esta obra parte de la crítica a la Filosofía en general y a la Filosofía alemana en particular y, dentro de esta, al conjunto de filósofos neohegelianos.

Consideran los autores que hay un énfasis excesivo de los filósofos, que critican a Hegel, en el imperio de la religión y en la explicación de las ideas existentes sobre metafísica, políticas, jurídicas y morales; sobre la conciencia moral, jurídica y política, y sobre el hombre bajo la órbita de la Religión y la Teología. Toda relación dominante se explica como una relación religiosa, y de este principio fundante se hizo un culto.

Los antiguos y nuevos hegelianos coinciden en su preocupación por la religión, los primeros para legitimarla, los segundos para combatir su usurpación del poder y por ser una auténtica atadura de la conciencia de los hombres, pues en esta concepción, las relaciones entre los hombres son productos de la conciencia. De ahí la necesidad de transformar la conciencia en humana, crítica y egoísta. Por lo tanto, era necesario derribar las barreras e ilusiones que se le oponían, lo cual no era más que otra forma de reconocer la existencia y determinación de la conciencia mediante otra interpretación.

La crítica: A estos filósofos se les pasó por alto preguntar por la relación entre filosofía y realidad. Y por la relación entre su crítica y el mundo material que la rodea. Para observar estas falencias hay que situarse por fuera de sus ámbitos.

 

Las premisas reales de la concepción marxista de la Historia

Las premisas parten de los individuos reales, su acción y sus condiciones materiales de vida, y pueden comprobarse de manera empírica. Hay al menos ocho premisas relevantes:

1. La existencia: La primera premisa de la historia humana es la existencia de individuos humanos vivientes.

Toda historiografía parte de la naturaleza y de sus transformaciones en el curso de la Historia por la acción de los hombres.

2. La producción: El hombre se diferencia de los animales cuando comienza a producir sus medios de vida. Pero, cómo producen y lo que producen determinan también su modo de vida.

Lo que los hombres son depende, por tanto, de las condiciones materiales de su producción.

3. La población y el intercambio: Esta producción sólo aparece cuando crece la población, y presupone el intercambio.

4. Las relaciones entre naciones: Dependen de la extensión en que cada nación haya desarrollado las fuerzas productivas, la división del trabajo y el intercambio interior.

5. La estructura interna de la nación: depende del grado de desarrollo de la producción y del intercambio interior y exterior.

6. El desarrollo de las fuerzas productivas: El grado de desarrollo de las fuerzas productivas de una nación se explica por el nivel que ha alcanzado la división del trabajo. Cada nueva fuerza productiva trae como consecuencia una nueva división del trabajo

7. La división del trabajo: La primera división del trabajo fue entre la industria y el comercio frente a la agricultura. Y con ello, la separación entre campo y ciudad y el surgimiento de las contradicciones entre ambos. La segunda fue la separación de la industria y el comercio.

La división del trabajo en diferentes ramas lleva a la formación de sectores y a la ubicación de los hombres en ellos para determinados trabajos.

La posición que ocupan estos sectores depende de la forma de explotación del trabajo humano (patriarcalismo, esclavitud, estamentos, clases)

Estas mismas relaciones se muestran, con el desarrollo del comercio, entre las diferentes naciones.

8. La propiedad privada: Cada etapa de la división del trabajo determina las relaciones entre los individuos frente al material, el instrumento y el producto del trabajo. La primera forma de propiedad es la de la tribu. La segunda es la propiedad comunal y estatal que brota de la fusión de diferentes tribus para formar la ciudad, la propiedad privada es primero mobiliaria, sobre los esclavos. La tercera es la propiedad feudal o por estamentos, con propiedad territorial jerárquica en el campo entre señores y siervos y con propiedad corporativa (acumulación de capital incipiente), como organización de la explotación del artesanado urbano.

 

La concepción marxista de la Historia

Como productores, los individuos contraen relaciones sociales y políticas determinadas.

La observación empírica pone de relieve, en cada caso concreto, la contradicción entre la organización social y política y la producción.

La organización social y el Estado brotan del proceso de vida de los individuos.

Pero no de individuos imaginados sino como realmente son. Tal y como actúan y producen bajo determinados límites y condiciones materiales, independientes de su voluntad.

La producción de las ideas y la conciencia aparecen al principio en relación directa con la actividad material

Lo mismo ocurre con la producción espiritual (intelectual) que se manifiesta en el lenguaje de la política, las leyes, la moral, etc.

Los hombres son los productores de las representaciones y sus ideas. Pero los hombres reales y actuantes, tal y como se hallan condicionados por un determinado desarrollo de las fuerzas productivas y el intercambio que a él corresponde.

La conciencia no puede ser nunca otra cosa que el ser consciente, y el ser de los hombres es su proceso de vida real.

Las abstracciones separadas de la historia real carecen de todo valor. No ofrecen, como la filosofía, un patrón con arreglo al cual puedan aderezarse las épocas históricas.

La dificultad comienza cuando se aborda la exposición real de las cosas, pues se derivan del estudio de procesos de vida real y de la acción de los individuos en cada época.

La Historia

Momentos que intervienen en el desarrollo histórico o cuatro aspectos de las relaciones históricas originarias

Primer momento: Existencia, necesidad y producción. Lo primero para que los hombres se hallen en condiciones de hacer Historia es su existencia y para ello deben satisfacer, aunque sea en condiciones mínimas, sus necesidades vitales, todos los días, lo que implica la producción continua de los medios indispensables. Este hecho es relevante y hay que situarlo en su lugar.

Segundo momento: Primer hecho histórico: Creación de nuevas necesidades. La satisfacción de la primera necesidad y la adquisición del instrumento necesario para ello conduce a nuevas necesidades, y esta creación de necesidades nuevas constituye el primer hecho histórico.

Tercer momento: Procreación, familia y relaciones sociales. Los hombres que renuevan diariamente su propia vida procrean y constituyen la familia como la primera relación social, relación que se amplía a medida que crece la población y se multiplican las necesidades. Por eso, en las relaciones sociales amplias, la familia es una relación secundaria, por oposición al concepto tradicional de familia.

Cuarto momento: La relación entre la historia de la humanidad y la historia de la producción y el intercambio. La producción de la vida (de la propia en el trabajo y la ajena en la procreación) se manifiesta en una doble relación: una relación natural y una relación social. Por relación social se entiende la cooperación que da lugar a un determinado modo de producción que es a su vez una determinada fuerza productiva. Pero la suma de fuerzas productivas condiciona el estado social. Por lo tanto, la historia de la humanidad debe estudiarse y elaborarse siempre en conexión con la historia de la producción y el intercambio.

 

Consecuencias de la consideración de los momentos históricos

Primera. El Materialismo. Se manifiesta así una conexión materialista entre los hombres que está condicionada por las necesidades y el modo de producción y que adopta constantemente nuevas formas, y que ofrece, por consiguiente, una historia (aun sin que existan absurdos políticos o religiosos que mantengan cohesionados a los hombres).

Segunda. La Conciencia es un producto social. El hombre también tiene ‘conciencia’ pero no es pura, nace preñada de materia, que se manifiesta bajo la forma de lenguaje, y ambos nacen de la necesidad y del intercambio con los demás hombres. La conciencia es por tanto un producto social y lo seguirá siendo mientras existan los seres humanos. La conciencia lo es del mundo inmediato y sensible fuera de sí mismo y es conciencia de la naturaleza y de la sociedad.

Tercera. La verdadera división del trabajo: Separación del trabajo físico del intelectual. Sólo desde este instante puede la conciencia imaginarse como algo distinto de la práctica existente y emanciparse. Y aunque se halle en contradicción con las relaciones existentes, esto sólo se explica porque las relaciones sociales existentes se hallan en contradicción con las fuerzas productivas. Lo que, a su vez, se deriva de que los frutos de la división del trabajo como el disfrute y el trabajo, el trabajo intelectual y el material, la producción y el consumo se asignen a diferentes individuos, de manera que la posibilidad de que no se entre en contradicciones sólo se supera cuando se abandone la división del trabajo.

Cuarta. La distribución de la propiedad. La distribución desigual cuantitativa y cualitativa del trabajo y de sus productos, es decir la propiedad, cuyo primer germen es la familia, donde la mujer y los hijos son los esclavos del marido. La esclavitud es la primera forma de la propiedad y corresponde a la definición de los economistas modernos, según la cual es el derecho a disponer de la fuerza de trabajo de otros. Por eso la división del trabajo y la propiedad son términos idénticos pues uno de ellos está referido a la esclavitud, lo mismo que el otro está referido al producto de esta.

Quinta. El interés concreto del individuo y el interés común de todos los individuos. La división del trabajo también lleva aparejada la contradicción entre estos intereses. El interés común existe en la realidad y es una relación de mutua dependencia de los individuos entre quienes aparece dividido el trabajo.

En virtud de la contradicción entre estos intereses, el interés común, en cuanto Estado, cobra una forma propia e independiente, separada de los intereses reales particulares y colectivos.

Por eso, todas las luchas que se libran contra el Estado no son más que formas ilusorias bajo las que se ventilan las luchas reales entre las diferentes clases.

Y, por eso, toda clase que aspire a implantar su dominación tiene que comenzar conquistando el poder político, aún el proletariado, que aspira a la abolición de toda forma de la sociedad anterior.

La Construcción de la Historia nueva: Las condiciones necesarias de una historia universal

En este punto los autores consideran que la meta del proletariado no es la lucha por hacer cambios dentro del sistema sino la de alcanzar el poder político para su destrucción y la creación de uno nuevo, ¿Cuál? Pero esta labor titánica no es el resultado de la acción dentro de las fronteras nacionales sino que tiene que ser un hecho universal, para ello tienen que darse una serie de condiciones como:

1. Así como la división del trabajo enajena al hombre, lo domina y lo circunscribe a determinadas actividades durante toda su vida, so pena de perder los medios de vida, la sociedad comunista (palabra que viene de comunidad) lo libera para que pueda desarrollar sus aptitudes (capacidades diría SEN), pues la sociedad se encarga de regular la producción general, con lo que hace posible la libertad de hacer (o ser).

 

2. Con la enajenación sólo puede acabarse partiendo de dos premisas prácticas: Una, para que el poder existente se vuelva insoportable y algo contra lo que hay que sublevarse es necesario que engendre a una masa de la humanidad ´desposeída´ y a la par y en contradicción un mundo lleno de riquezas y cultura. Lo que supone un alto grado de desarrollo de las fuerzas productivas.

 

3. Y dos, este desarrollo de las fuerzas productivas entraña al mismo tiempo, una existencia empírica dada en un plano histórico-universal. Esta premisa es indispensable primero para no caer de nuevo en la miseria anterior, y segundo porque sólo este desarrollo universal de las fuerzas productivas lleva consigo un intercambio universal de los hombres.

 

4. Entonces se tiene: i) El fenómeno de la masa desposeída se produce en todos los pueblos (competencia general) ii) Cada pueblo depende de las conmociones de los otros, iii) Instituye individuos histórico-universales, empíricamente mundiales, en vez de individuos locales.

 

5. Si estas condiciones no se dan ocurre que:

1°. El comunismo sólo llegaría a existir como fenómeno local

2°. Las potencias del intercambio no podrían desarrollarse como universales y, por tanto, insoportables y,

3°. Toda ampliación del intercambio (de la competencia) acabaría con el comunismo local (Revivamos la historia reciente).

 

6. El comunismo es el movimiento real que anula el estado de cosas actual, y presupone la existencia del mercado mundial.

 

7. Por lo tanto, el proletariado sólo puede existir en un plano histórico-universal, lo mismo que el comunismo, su acción, sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico-universal, lo que implica la existencia de los individuos directamente vinculados a la historia universal.

 

Sesiones Conjuntas (3 y 10-12-2013)

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Miércoles, 11 de Diciembre de 2013 10:56

El Problema de las Drogas


Contribución a un diálogo que se inicia

Luis A. Botero C.

Este documento, aunque bastante claro en sus enfoques económico, legal y social pasa por alto a un gran protagonista, la acumulación de capital, sin el cual no existiría dicho problema; desconoce el efecto de control social que se lleva a cabo generalizando en las distintas sociedades americanas el mercado y consumo de las drogas. Reconoce muy tangencialmente la complicidad del Sistema financiero internacional, al señalar como problema el ‘lavado de activos’, sin evaluar la importancia que esto tiene en el Sistema; podríamos leer entre líneas, también, que ningún Estado ha sido capaz de dar respuestas eficaces a este problema, pero no determina las razones de tal ineficacia. En este punto, podríamos elogiar el reconocimiento de que una de las respuestas es “una atención integral del estado y la sociedad civil en los ámbitos de la educación, el empleo la igualdad de oportunidades y la habitabilidad urbana”, aunque no reconoce, tampoco, la falta de esto como una de las causas para que las sociedades acojan estos comportamientos.

Es definitivamente lamentable la falta de reconocimiento del gran manipulador de este mercado y “problema”, que desde tiempo atrás se vio desenmascarado con el tema de Irán contras, en los años 80, bajo la administración Reagan, cuando a causa de unas fotografías de Pablo Escobar entregando mercancía a agentes de los Estados Unidos, se destapó la manera como la inteligencia gringa financia sus guerras en todo el mundo; esto debemos conservarlo en la memoria, pues explica el “por qué nunca atrapan capos gringos”.

Tampoco enfoca el gran mercado paralelo al de las drogas, que definitivamente pasa invisible: el mercado de armas, que fortalece a las organizaciones delincuenciales, y perjudica a las sociedades que lo padecen, con el fin de aportar su porcentaje a las arcas del gran complejo militar e industrial.

 

Sesión 05 112013

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ÁLVARO BOTERO, EDITOR Viernes, 08 de Noviembre de 2013 16:42

OEA

El Problema de las Drogas en las Américas: Informe Analítico

RESUMEN: Capítulo 3-Cultivo de drogas o de insumos

para la producción de drogas

Capítulo 4: Producción de drogas

Jaime Sanabria Tapias

Capítulo 3: El capítulo está dividido en los siguientes subtemas: 3.1.Cultivo de coca, 3.2.Cultivo de amapola, 3.3. Cultivo de cannabis, 3.4. Impacto ambiental y 3.5. Reacción del Estado.

3.1. Coca. Llaman la atención los gráficas presentadas sobre las áreas de cultivo que, para el caso colombiano, muestran un incremento continuo hasta el año 2000 seguido de un descenso ininterrumpido hasta la actualidad, en contraste con el gráfico correspondiente producción, que, si bien muestra una leve disminución hasta el año 2008, luego se observa un contante incremento hasta hoy. Aunque el documento se titula “Informe analítico”, hace falta un análisis acerca der las característica de las zonas donde esas áreas de cultivo han decrecido y una reflexión más amplia sobre las razones del aumento de la productividad.

La coca, cuyo cultivo está casi exclusivamente concentrado en Colombia, Perú y Bolivia, se encuentra incluida en la Lista I (altamente restringidas) de sustancias bajo la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas con la intención de limitar su producción e incluso eliminar la tradición cultural de la masticación, lo cual produjo el rechazo de Bolivia.

En Colombia se subraya un acceso limitado de las comunidades de las zonas de producción a los servicios del Estado, a diferencia de lo que ocurre en Perú y Bolivia.

3.2. Amapola. Está incluida también en la lista I de la Convención Única. A diferencia de la situación de hace una década, cuando casi toda la producción provenía de Colombia, actualmente e. México el país que ostenta el monopolio de este cultivo en el continente con 14.000 hectáreas contra unas 500 en nuestro país. Los datos de rendimiento de los cultivos son inciertos y solo se maneja como parámetro la llamada producción potencial, entendida como “la cantidad de heroína que podría ser producida si cada planta fuese cultivada y convertida en heroína 100% pura. Es un cálculo útil para hacer comparaciones universales, pero no mide la cantidad real de heroína que entra al mercado ilegal en un año en particular ni la cantidad disponible para los consumidores. La cantidad de amapola cultivable pero no cultivada se desconoce, igual que se desconoce lo que se pierde en la manufactura y en el proceso de transporte, incluyendo el daño provocado por los elementos naturales”.

Los Estados Unidos consideran que el potencial total es de unas 50 toneladas de heroína, cantidad que excede el consumo estimado.

3.3. Cannabis. Los países con mayores áreas de cultivo son México, Estados Unidos, Colombia, Paraguay y Canadá. Está incluida en las listas I y VI. Esta última contiene sustancias cuya producción y posesión se permite para fines médicos y científicos. Esta planta tiene una amplia difusión, ya que puede crecer desde el nivel del mar hasta unos 3.000metros de altitud. En EE.UU. y Canadá se popularizó el uso de cultivos domésticos bajo techo, lo que cambió las características del comercio. Además del uso de la Internet se utilizan técnicas agrícolas avanzadas, experimentos genéticos, etc. Los datos sobre el volumen del cultivo también son inciertos debido al rendimiento diverso de las diferentes variedades, así como lo impreciso información sobre erradicación.

3.4. Impacto ambiental. Es probable que el impacto ambiental de estos cultivos en sí no sea muy alto, pero los ritmos los métodos de producción lo puedan acelerar. Una situación delicada, especialísimamente en Colombia, es la aspersión con glifosato, de graves consecuencias ambientales y sobre la salud humana. Por otra parte, la deforestación para liberar áreas de cultivo tiene características alarmantes. Aunque, como es constante durante el informe, los datos no son del todo confiables, se cree que en Bolivia y Perú se han talado unos 2,5 millones de hectáreas y en Colombia aproximadamente un millón. La tala y quema de bosques altera el equilibrio de gases de la atmósfera, aumentando considerablemente la emisión de gases de efecto invernadero, tales como metano, dióxido de carbono, monóxido de carbono, y óxidos de nitrógeno. Es igualmente preocupante el efecto del uso de pesticidas y fertilizantes, así como de los insumos químicos, generalmente no biodegradables.

3.5. Reacción del Estado. En Colombia, Perú y Bolivia se ha aplicado la erradicación manual, pero en Colombia existe además la aspersión con las consecuencias ya mencionadas. En México se practica la erradicación manual también de la amapola. En Perú y Bolivia se practican programas de desarrollo alternativo con bajos resultados, ya que los precios de los productos alternativos no compensan los de los cultivos ilícitos.

Según el documento, “En Colombia, el gobierno ha procurado contrarrestar el aumento de los cultivos de coca mediante la creación de una base económica local y regional sólida para el trabajo agrícola, agroindustrial y forestal. Además, Colombia está desarrollando actualmente una política sobre tenencia de la tierra para las zonas tradicionales de cultivo de coca con el objeto de ayudar a afianzar el apoyo local para las actividades lícitas como alternativas a la coca. Esta afirmación parece entrar en contradicción con algunos aspectos de los recientes movimientos de protesta en el agro.

Las actividades de la represión, conjuntamente con las políticas de desarrollo alternativo conducen a una reacción negativa de las comunidades.

En Bolivia “…la racionalización o erradicación de los cultivos de coca se ha constituido en una política de Estado, sobre la base del diálogo, la concertación y el control social…” Se aplican dos conceptos: “la racionalización de cultivos, que contempla la participación o acuerdo voluntario de los productores con la estrategia de reducción de la superficie cultivada, y por otra parte la erradicación, que se ejecuta en parques nacionales y en áreas donde el cultivo de hoja de coca no es permitido. Ambas prácticas son exclusivamente manuales y no se utiliza aspersión química”.

Se menciona el hecho de que la erradicación conduce al aumento de los precios, nos parece que esta es otra afirmación que requiere profundización.

Capítulo 4. Contempla los siguientes aspectos: 4.1. Drogas de origen vegetal- 4.1.1. Cocaína; 4.1.2 Heroína. 4.2. Drogas sintéticas y sustancias emergentes. 4.3. Nuevas sustancias psicoactivas. 4.4. Fármacos con uso no médico.4.5 Precursores químicos. 4.6. Impacto ambiental.4.7 Reacción del Estado.

(NOTA ACLARATORIA: Las drogas de origen vegetal son sustancias que están contenidas naturalmente en cantidades muy bajas en partes de la planta, donde juegan un papel en su actividad fisiológica. La producción consiste principalmente en procesos de extracción y purificación sin introducir cambios sustanciales en la molécula del producto principal. Esta definición no es aplicable solamente a las drogas ilícitas, sino a muchas otras sustancias, como por ejemplo la aspirina (ácido acetil-salicílico) que originalmente se extraía de la corteza del sauco. Las drogas sintéticas en muchos casos no se encuentran de manera natural y su preparación se da por procesos químicos de síntesis. Estos procesos también son aplicables a la obtención de sustancias de origen natural sin utilizar como materia prima el vegetal correspondiente. Nuevamente como ejemplo presentamos la aspirina, que actualmente se produce casi de manera exclusiva por procesos de síntesis química. En al caso de la cocaína, aunque existen métodos químicos para su preparación, estos son de costo muy elevado y por tal razón se sigue obteniendo en la forma tradicional.- JST)

4.1.1. Cocaína. En Colombia, Perú y Bolivia se fabrica casi el 100% de toda la producción del continente. Se presenta una cifra (como siempre con un grado de incertidumbre) de alrededor de 800 toneladas. Aunque el texto afirma que en Colombia se disminuyó la producción, se presenta gráfico (ya comentado) donde se ve un aumento en los últimos años, ya que ahora se producen algunos precursores y se reciclan disolventes y combustibles como consecuencia de una mayor eficacia en el control de estos productos. No es entonces temerario afirmar que las políticas oficiales conllevan a un incremento de la productividad.

4.1.2. Heroína. El principal y casi que único productor de las Américas es México. Es un producto de baja calidad:”black tar heroin”, aunque es posible que la expansión del negocio haga posible producir la sustancia de mejor calidad. Según fuentes norteamericanas, Dado que los cultivos de amapola no mexicana en el Hemisferio son inferiores a 2.500 Ha. en 2010 y el potencial de cultivo de heroína blanca en Colombia se estimó en 2,1 toneladas métricas (equivalente puro) en 2009, no se puede dejar de concluir que al menos parte de las 13 toneladas métricas de heroína pura consumidas en Estados Unidos son heroína blanca de México. La evaluación nacional de la amenaza de drogas en Estados Unidos en 20011 establece que: “Las investigaciones periodísticas sugieren que los productores de heroína en México podrían estar utilizando técnicas colombianas de procesamiento para producir heroína blanca en polvo; sin embargo el análisis no ha confirmado la existencia de esta forma de heroína.” (National Drug Intelligence Center of the US Department of Justice. 2011 National Drug Threat Assessment. August 2011. 27 – 30.)

4.2. Drogas sintéticas y sustancias emergentes. Los estimulantes tipo anfetamina (ETA) que incluyen la anfetamina, metanfetamina, metacatinona y éxtasis. El de consumo más frecuente es la metanfetamina, estimulante del sistema nervioso central. Se pueden manufacturar a bajo costo y en cualquier lugar, desde instalaciones industriales a gran escala, laboratorios móviles e incluso la cocina de la casa. Se ha detectado producción en unos 60 países. A continuación presentamos algunas tendencias en el campo de producción de ETA:

• El aumento de los controles de precursores químicos en Estados Unidos tuvo como consecuencia el traslado de la manufactura de drogas sintéticas a México.

• Cuando el gobierno mexicano reforzó sus controles, más precursores fueron desviados a Centroamérica, específicamente a Guatemala y Honduras.

• La elaboración de los ETA es controlada por las organizaciones de narcotraficantes o por otras redes criminales. En México, por ejemplo, la organización de narcotraficantes “La Familia Michoacana” es considerada como el grupo que domina la elaboración de las metanfetaminas. México es el único país latinoamericano que ha informado sobre decomisos de ETA que representan un porcentaje significativo del total mundial (20% en 2010) y hay señales de un considerable aumento.

• La manufactura es un negocio globalizado. La mayor parte de la efedrina que se envía a México procede de China, República Checa, Suiza, Tailandia, India, Bangladesh y Estados Unidos. • Han comenzado a aparecer nuevos indicadores de elaboración y tráfico de ETA en algunos países de Sudamérica, Centroamérica y el Caribe.

• Entre 2001 y 2006 se descubrieron laboratorios clandestinos de ETA y otras drogas sintéticas en Argentina (2003), Suriname (2003), Chile (2002) y Colombia (2001 y 2002), mientras que en 2008 se detectaron laboratorios en Guatemala, Brasil y Argentina. En 2009 se confiscó otro laboratorio en Brasil, además de tres en Guatemala.

4.3. Nuevas sustancias psicoactivas. (NSP) .Son una clase de nuevas sustancias en estado puro o en preparación que no están controladas por la Convención Única de1961. Se trata de productos sintéticos análogos a los naturales, así como algunos tradicionales (el yagé, por ejemplo y otros). Sus efectos son similares a los de las drogas controladas y se comercializan como “alternativas legales” a las drogas controladas. Las NSP se venden como “fertilizante para plantas”, “sales de baño” o “químicos de investigación”, en polvo, tabletas, cápsulas o como mezclas para fumar. Se han realizado confiscaciones casi en todo el mundo y muy pocos laboratorios forenses tienen capacidad para su identificación.

4.4. Fármacos legales. Son productos lícitos a los que se da uso no médico, que incluyen opioides, como morfina, codeína, tebaína, hidrocodona, oxicodona y metadona. En Estados Unidos y otros países se venden legalmente. La producción ha aumentado notablemente durante las últimas dos décadas.

4.5. Precursores químicos. Son sustancias necesarias para la producción de los estupefacientes. Su comercio se desvía entonces del curso legal o se producen clandestinamente .Esta es quizá la parte más débil del documento, con escasa información y con graves imprecisiones técnicas en cuanto a los métodos de producción de algunos de estos materiales.

4.6. Impacto ambiental. La fabricación de ETA requiere 12 sustancias que encierran peligro, como ácido sulfúrico, éter, tolueno, acetona, amoniaco, etc. El impacto ambiental se siente fuertemente en Norte y Centro América. Los residuos tóxicos (seis kilos por kilo de producto final) contaminan las aguas de uso doméstico y agrícola. Algo similar ocurre con la producción de cocaína y heroína. Los efectos ambientales se potencian por las condiciones de ilegalidad y por la acción destructora de la policía.

4.7 Reacción del Estado. Se afirma que hay una disminución en el volumen de confiscaciones en los últimos tiempos.El52%de las mismas se da en Sur América y la destrucción de laboratorios es significativa en Colombia aunque se han dado también en Argentina, Chile, Ecuador, Venezuela y Estados Unidos.

 

En Colombia, como consecuencia del Plan Colombia, se combina la labor antinarcóticos con la acción militar contra grupos armados ilegales, al punto que parece que lo principal no es combatir el narcotráfico, sino la acción militar de otro carácter.

   

Sesión 08 10 2013

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ÁLVARO BOTERO, EDITOR Lunes, 14 de Octubre de 2013 10:52

Resumen del escrito.

Hobsbawm, Eric. Marx y la historia

Cuadernos .Políticos. N° 48, México D.F. Ed. Era. Oct – Dic 1986, pp 73 – 81.

EN PRINCIPO DEBO RECONOCER MI DIFICULTAD PARA RESUMIR ESTE APRETADO TEXTO DE MATERIA TAN COMPLEJA, POR LO QUE PRESENTO DISCULPAS SI EL PRESENTE RESUMEN APARECE COMO EXCESIVAMENTE NO-SINTETICO.

El autor nos introduce en el tema haciendo una hermosa alusión a su propia juventud universitaria en la que muestra la importancia que los jóvenes estudiosos de la historia le daban a Marx en tanto aportante al estudio de esta.

Para él  “Marx estudió historia y era erudito en extremo. Pero no escribió ningún trabajo que dijera“Historia” en el título, a excepción de una serie de artículos polémicos antizaristas que después se publicó bajo el título La historia secreta de la diplomacia en el siglo XVIII y que es uno de sustrabajos menos valiosos. Lo que llamamos criterios históricos de Marx consisten casi exclusivamente de análisis políticos de acontecimientos actuales y comentarios periodísticos,combinados con cierto trasfondo histórico. Sus análisis políticos, como La lucha de clases en Francia y El dieciocho brumario de Luis Bonaparte, son realmente notables. Sus voluminosos escritos periodísticos, aunque no todos son de igual interés, contienen análisis de la mayor relevancia ―uno piensa en sus artículos sobre la India― y son, en todo caso, ejemplos de cómo Marx aplicó su método a problemas concretos tanto de historia como de un periodo que desde entonces se ha convertido en historia. Pero no fueron escritos en tanto que historia, como la entienden las personas que se dedican al estudio del pasado. Finalmente, el estudio que Marx hizo del capitalismo contiene una enorme cantidad de material histórico, ilustraciones históricas y  otros elementos importantes para el historiador.

Así, el grueso del trabajo histórico de Marx está integrado a sus escritos teóricos y políticos.

Todos ellos consideran el desarrollo histórico dentro de un marco más o menos a largo plazo, que abarca todo el lapso del desarrollo humano. Deben leerse en conjunto con los escritos que se  centran en periodos cortos o en problemas y temas particulares, o en la historia detallada de acontecimientos concretos. Sin embargo, no puede encontrarse en Marx ninguna síntesis completa del proceso del desarrollo histórico; ni tampoco puede tratarse a El Capital como una“historia del capitalismo hasta 1867””.

A continuación explica las razones por las que esto es así, relacionadas con la situación interminada y cambiante de los trabajos de Marx en vida, aunque – dice- estos tuvieron como eje de conducción lo tratado y establecido “a mediados de 1840” “, así como el hecho que Marx tratara deliberadamente de estudiar la historia en orden inverso tratando el capitalismo desarrollado, de su época, como inicio. Hobsbawm defiende este método como no ahistórico con algunos ejemplos, como el caso del concepto de trabajo en la historia, incursiona en aguas procelosas afirmando que con este proceder se puede estar abriendo un hueco profundo que podría llevarnos a creer que si en el futuro aparecieran nuevas circunstancias de análisis e instrumentos históricos pudiera ser que ellas nos llevaran a cambiar los sólidos conceptos que hoy tenemos. Ello - conceptúa – no significa que Marx este errado, por lo menos en la centralidad de su trabajo principal al respecto de la historia humana.

Luego de explicar cómo con este reconocimiento no pretende criticar a Marx se aplica a tratar el tema del concepto materialista de la historia, por considerar que si alguna influencia grande aporta Marx a los historiadores es haber hecho esta caracterización. Para ejemplificar dichos asertos afirma:“El primer volumen de El Capital contiene tres o cuatro referencias más o menos  marginales acerca del protestantismo, pero el debate acerca de la religión en general y el protestantismo en particular, así como sobre el modo de producción capitalista, se deriva de ellas. De manera similar, El Capital tiene una nota al pie de página sobre Descartes en que vincula sus puntos de vista (animales como máquinas, lo real en oposición a lo especulativo, la filosofía como medio para dominar la naturaleza y perfeccionar la vida humana) con el “periodo de la manufactura” y plantea la pregunta de por qué los primeros economistas preferían a Hobbes y a Bacon como filósofos, y los posteriores a Locke. (Por su parte, Dudley North creía que el método cartesiano había “comenzado a liberar a la política económica de sus antiguas supersticiones”).

Y presenta dicha caracterización de manera magistral asegurando que “Desarrollada en el transcurso de la crítica que Marx y Engels hicieron de la filosofía e ideología alemanas, la concepción materialista de la historia apunta esencialmente contra la creencia de que “las ideas, pensamientos y conceptos producen, determinan y dominan al hombre, sus condiciones materiales y su vida real”. A partir de 1846 este concepto permaneció casi inalterado. Puede resumírsele en una sola frase, repetida con variantes: “No es la conciencia la que determina la vida, sino la vida la que determina la conciencia”. Ya está elaborada en La ideología alemana:

El autor remata su aseveración con una cita de la Ideología Alemana, directamente “Ahí donde termina la especulación, donde comienza la vida real, ahí por consiguiente empieza la verdadera ciencia positiva, la explicación de la actividad práctica, del proceso práctico del desarrollo humano [...] Cuando se describe la realidad, la filosofía autosuficiente [die selbstiindinge Philosophie] pierde su medio de existencia. En el mejor de los casos su lugar sólo puede ocuparlo una suma de los resultados más generales, abstracciones que se derivan de la observación del desarrollo histórico de los hombres.

Estas abstracciones, divorciadas de la historia real, no tienen valor alguno en sí mismas.

Sólo pueden servir para facilitar el acomodo del material histórico, para indicar la secuencia de sus estratos independientes. Pero de ninguna manera proporcionar una receta o un esquema, como lo hace la filosofía, para recortar nítidamente las épocas de la historia”.

Pero además nos hala hacia el Prefacio de 1859 a la Contribución a la crítica de la Economía Política, donde en su concepto se halla el nodo de un fuerte debate entre los no-marxistas y los antimarxista con Marx y los marxistas, ya que dice el autor, no se puede estar en desacuerdo con esta formulación (se refiere al concepto materialista de la historia) y pretender seguir diciéndose marxista, al respecto dice “es perfectamente claro que esta formulación ultraconcisa requiere de una elaboración: la ambigüedad de sus términos ha suscitado un debate acerca del significado preciso de “fuerzas” y “relaciones sociales” de producción, lo que constituye la “base económica”, .la “superestructura”, etcétera. También está perfectamente claro el principio que, debido a que los seres humanos tienen conciencia, el concepto materialista de la historia es la base de la explicación histórica, pero no la explicación histórica en sí. La historia no es como la ecología: los seres humanos deciden y piensan acerca de lo que sucede. Lo que no queda tan claro es si es determinista en el sentido de que nos permite descubrir lo que sucederá inevitablemente, a diferencia de los procedimientos generales de la transformación histórica. La cuestión de la inevitabilidad histórica sólo puede resolverse de manera firme en retrospectiva, y aun así sólo como una tautología: lo que sucedió era inevitable porque no pasó otra cosa; por lo tanto, cualquier cosa que hubiera podido ocurrir es de interés académico. Marx quería probar a priori que un cierto resultado histórico, el comunismo, era el producto inevitable del desarrollo histórico. Pero de ninguna manera parece claro que esto pueda demostrarse a través de un análisis histórico científico. Lo que era patente desde un principio es que el materialismo histórico no era determinismo económico: no todos los fenómenos no-económicos de la historia pueden derivarse de fenómenos económicos específicos, y los acontecimientos y las fechas particulares no están determinados en este sentido. Aun los más rígidos proponentes del materialismo histórico dedicaron largas discusiones al papel del accidente y del individuo en la historia (Plejánov); y pese a todas las críticas filosóficas que puedan hacerse a las formulaciones de Engels, éste fue bastante poco ambiguo en este punto en sus últimas cartas a Bloch, Schmidt, Starkenburg y otros. Marx mismo, en textos tan específicos como El dieciocho brumario y en textos periodísticos de los años cincuenta, no deja duda alguna de que su punto de vista era básicamente el mismo.

En este punto el autor da vueltas y revueltas en torno de los conceptos de la base material y la superestructura, lo determinante de aquella, el desarrollo desigual, el carácter inevitable del advenimiento del socialismo y otros temas que son definitivos y centrales en el debate de siempre entre el marxismo y el resto del mundo.

Más tarde cuando parecía haber encontrado en  los Modos de Producción la llave que explicara sus titubeos frente a esta concepción materialista de la historia, nos dice que no, que estos son muy variados también y que las transformaciones a su interior cuando mucho se pueden tomar como POTENCIALIDADES  y el alcance de las transformaciones muy limitadas. Termina este acápite relacionado la transformación de la familia en los últimos 25 años con los alcances de las transformaciones posibles en los MDP.

Sobre el legado de Marx, para este resumen resolví transcribirlo totalmente, de tal manera que sea el grupo de estudio el que saque sus conclusiones sobre este trabajo de E. Hobsbawm, por mi parte y a modo de toma de posición al respecto de este documento cierro el resumen con una cita de Nuestro Marx de Néstor Kohan, del que desafortunadamente no tengo bibliografía completa pero en mi poder está disponible la versión electrónica.

Así termina Eric Hobsbawm:

“Permítanme ahora volver a los ejemplos de que hablaba al principio de esta charla que ilustran la gran significación que tuvo Marx para los historiadores. Marx sigue siendo la base esencial de cualquier estudio adecuado de la historia, porque ―hasta ahora― sólo él ha intentado formular un enfoque metodológico de la historia como totalidad, y de concebir y explicar el proceso entero de la evolución social humana. En este sentido es superior a Max Weber, su único verdadero rival como influencia teórica para los historiadores, y en muchos aspectos un suplemento importante y correctivo. Una historia basada en Marx es inconcebible sin adiciones weberianas, pero la historia weberiana es inconcebible excepto en la medida en que toma a Marx, o al menos el Fragestellung marxista, como punto de partida. Si deseamos responder la gran pregunta de todala historia ―principalmente, cómo, por qué y a través de qué procesos ha evolucionado la humanidad, del hombre de las cavernas al astronauta, el detentador de la fuerza nuclear y el ingeniero genético― sólo podemos hacerlo formulando preguntas al estilo de Marx, aunque no aceptemos todas sus respuestas. Lo mismo se aplica si queremos responder la segunda gran pregunta implícita en la primera: por qué esta evolución no ha sido pareja y lineal, sino extraordinariamente desigual y combinada. Las únicas respuestas alternativas que han sido sugeridas formulan en términos de evolución biológica (la sociobiología), pero son evidentemente inadecuadas. Marx no dijo la última palabra ―todo lo contrario― pero sí laprimera, y todavía estamos obligados a continuar el discurso que él inauguró.

El tema de esta charla es Marx y la Historia, y no es mi función anticipar aquí la discusión acerca de cuáles son (o deberían ser) los temas más relevantes para los historiadores marxistas de hoy. Pero no quisiera terminar sin llamar la atención hacia dos temas que a mi parecer requieren de atención urgente. El primero ya lo he mencionado: es el desarrollo de la naturaleza mixta o combinada de cualquier sociedad o sistema social; su interacción con otros sistemas y con el pasado. Es, si desean, la elaboración de la frase célebre de Marx en el sentido de que los hombres hacen su propia historia, pero no como ellos la eligen sino “bajo circunstancias específicas, dadas y transmitidas desde el pasado”. La segunda es la clase y la lucha de clases. Sabemos que ambos son conceptos esenciales para Marx, al menos en la discusión de la historia del capitalismo, pero también sabemos que los conceptos están pobremente definidos en sus escritos, lo cual ha originado grandes debates. Una gran parte de la historiografía marxista tradicional no ha podido esclarecerlos, y por lo tanto esto ha acarreado dificultades. Permítanme dar un solo ejemplo¿Qué es la “revolución burguesa”? ¿Podemos pensar en una “revolución burguesa” como “hecha” por una burguesía, como el objetivo de una lucha burguesa por el poder contra el antiguo régimen o la clase dominante que obstaculiza el camino de la institución de una sociedad burguesa? ¿O cuándo podemos pensar que esto sucede así? Las críticas recientes de la interpretación marxista de las revoluciones inglesa y francesa han sido efectivas, en gran parte porque han demostrado que una imagen tan tradicional de la burguesía y de la revolución burguesa es inadecuada. Deberíamos haber sabido esto. Como marxistas, o de hecho como observadores realistas de la historia, no seguiremos a los críticos que niegan la existencia de tales revoluciones, o niegan que las revoluciones inglesas del siglo XVII y la revolución francesa consiguieron cambios fundamentales y la reorientación “burguesa” de sus sociedades. Pero tendremos que pensar con mayor precisión lo que queremos decir.

Entonces, ¿cómo podemos resumir el impacto de Marx en la escritura de la historia cien años después de su muerte? Podemos señalar cuatro puntos esenciales:

l. La actual influencia de Marx en los países no-socialistas es indudablemente mayor entre los historiadores de lo que lo fue durante mi vida ―y mi memoria abarca cincuenta años― y probablemente más que nunca desde su muerte. (La situación en países oficialmente comprometidos con sus ideas obviamente no puede compararse.) Es necesario decir esto, porque en este momento hay un movimiento bastante generalizado de alejamiento de Marx entre los intelectuales, particularmente en Francia y en Italia. El hecho es que su influencia puede verse no sólo en el gran número de historiadores que se proclaman marxistas, aunque es bastante grande, y et número que reconocen su significación en la historia (por ejemplo Braudel en Francia, la escuela de Bielefeld en Alemania), sino también en el enorme número de historiadores exmarxistas, a menudo eminentes, que sostienen el nombre de Marx ante el mundo (por ejemplo Postan). Más aún, existen muchos elementos que, hace cincuenta años, eran manejados principalmente por marxistas y ahora se han vuelto parte de la principal corriente de la historia.

Es cierto que esto no ha sido sólo debido a Carlos Marx, pero probablemente el marxismo ha sido la influencia principal en la “modernización” de la escritura de la historia contemporánea.

2. El marxismo, tal y como se escribe y discute hoy, al menos en la mayoría de los países, toma  a Marx como punto de partida y no como su punto de llegada. No quiero decir que necesariamente este marxismo esté en desacuerdo con los textos de Marx, aunque está preparado para hacerlo donde éstos están equivocados o donde son obsoletos. Esto sucede claramente en el caso de su visión de las sociedades orientales y del “modo de producción asiático”, brillantes y profundas como a menudo eran sus ideas, y también respecto a sus puntos de vista sobre las sociedades primitivas y su evolución. Como se ha señalado en un reciente libro sobre el marxismo y la antropología escrito por un antropólogo marxista: “El conocimiento de Marx y Engels de las sociedades primitivas era bastante insuficiente como base para la antropología moderna”. Tampoco quiero decir que este marxismo necesariamente desee revisar o abandonar las líneas principales del concepto materialista de la historia, aunque está preparado para considerarlas críticamente donde sea necesario. Por mi parte, no deseo abandonar la concepción materialista de la historia. Pero la historia marxista, en sus versiones más fructíferas, ahora utiliza los métodos de Marx más que comentar sus textos; excepto donde claramente vale la pena comentarlos. Tratamos de hacer lo que el mismo Marx no hizo.

3. Hoy la historia marxista es plural. Una sola interpretación “correcta” no es lo que Marx nos heredó: se volvió parte de la herencia marxista, particularmente a partir de 1930 más o menos, pero esto ya no se acepta ni es aceptable, al menos ahí donde la gente tiene una opción en el asunto. Este pluralismo tiene sus desventajas. Son más obvias entre quienes teorizan acerca de la historia que entre quienes la escriben, pero son visibles aun entre estos últimos. Sin embargo, ya sea que pensemos que estas desventajas son más grandes o más pequeñas que las ventajas, el pluralismo del trabajo marxista de hoy constituye un hecho ineludible. Es más, no hay nada malo en ello: La ciencia es un diálogo entre distintos puntos de vista basados en un método común.

Sólo deja de ser ciencia cuando no hay un método para decidir cuál de los dos puntos de vista contendientes está equivocado o es menos fructífero. Desafortunadamente, a menudo éste es el caso en la historia, pero de ninguna manera sólo en la historia marxista.

4. Hoy la historia marxista no está, ni puede estar, aislada del resto del pensamiento y de lainvestigación histórica. Ésta es una declaración con una perspectiva doble. Por una parte los marxistas ya no rechazan ―excepto como fuente de material básico para su trabajo― los escritos de historiadores que no pretenden ser marxistas, o que de hecho son antimarxistas. Si son buenos,debe tomárseles en cuenta. Esto no nos detiene, sin embargo, para criticar o librar una batalla ideológica aun contra los buenos historiadores que actúan como ideólogos. Por otra parte, el marxismo ha transformado la corriente fundamental de la historia a tal grado que a menudo hoy resulta imposible decir si un trabajo particular ha sido escrito por un marxista o por un no marxista, a menos que el autor nos advierta de su posición ideológica. Esto no es causa de lamentaciones. Me gustaría pensar en un tiempo futuro en que nadie preguntara si los autores son marxistas o no, porque entonces los marxistas podrían estar satisfechos con la transformación de la historia alcanzada a través de las ideas de Marx. Pero estamos lejos de una condición tan utópica; las luchas de ideología y política, clase y liberación del siglo XX son tales que ni siquiera es concebible. Para el futuro previsible, tendremos que defender a Marx y al marxismo dentro y fuera de la historia, contra aquellos que lo atacan con bases políticas e ideológicas. Al hacerlo, defenderemos también la historia, y la capacidad del hombre para comprender cómo el mundo ha llegado a ser lo que es, y cómo el hombre puede avanzar hacia un futuro mejor”.

“Cuando Marx construye su Crítica de la Economía Política y su polémica con los pensadores que legitiman el orden burgués lo hace con una finalidad política-práctica, de allí que el valor de la verdad de los conocimientos teóricos que aporta El Capital no pueden entenderse al margen de la práctica ni de modo independiente de las Relaciones Sociales que él pretende explicar”·Kohan, Nestor, Nuestro Marx. Pag.52.

Bayardo Ariza.

 

Septiembre de 2013.

 

sesión 24 09 2013

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ÁLVARO BOTERO, EDITOR Martes, 24 de Septiembre de 2013 13:40

Comentarios al informe de la OEA,

Sobre el problema de la drogas ilícitas

 

LA DROGA EN LA SALUD HUMANA

Nancy Delahoz M.

El informe considera un problema el consumo de Sustancias Psico Activas  (SPA) porque impacta negativamente en la salud. Para ello utiliza un modelo de salud restringido a lo biológico, que resulta  pobre y  permite generalizar el impacto del uso de SPA sin categorización,  a toda la población humana  y limita la comprensión de la farmacodependencia a cambios estructurales cerebrales, en este punto presenta la siguiente ecuación,  hombre = cerebro, perdiendo de vista construcciones sociales y de subjetividades.

Considero que debemos utilizar más que conceptos, comprensiones sobre las necesidades que tiene el sujeto. Primero-  para encontrar sentido a su existencia mediante el establecimiento de relaciones gratificantes con el OTRO. Segundo-  Eludir el sufrimiento mental, o buscar placer.

El fracaso en la satisfacción de esas necesidades, está relacionado directamente con las adicciones, las cuales no se limitan al uso de SPA. (Tendremos que tener en cuenta conductas como juego patológico el uso de pornografía los trastornos alimenticios e incluso la práctica de deportes peligrosos).

En el caso de la SPA  las sensaciones obtenidas con el consumo 1-permiten un estado mental de sosiego transitorio en momentos de temor y ansiedad ante vivencias fantasmales de destrucción.  2- permanencia en el principio del placer en detrimento del principio de realidad, lo que lleva a una incapacidad aceptar aspectos malos del sí mismo (self) y del objeto. 3- búsqueda de un estado anímico idealizado que proteja contra el dolor mental.

El artículo abunda en descripciones un tanto obscenas, del daño que causan las drogas ilícitas y el alcohol sobre de los tejidos del organismo,  y cae los lugares comunes o frases de cajón de tono psicológico como "baja autoestima ,regulación de emociones, activación de receptores" que muestran la mente como un aparato, es una concepción mecanicista de la psique humana, desde la cual no se puede construir un modelo de salud o afectación mental, ya que deja lejos las construcciones sociales, relacionales, identitarias que se establecen en la cultura del consumo, por el contrario se queda en el lenguaje del riesgo y la exclusión social que son generalidades para todo tipo de enfermedad o afectación psicológica.

Un lugar de excepcional importancia para entender e incidir en la problemática de salud implicada en  el consumo de PSA es la teoría y práctica psicoanalítica que más allá del modelo biológico permite conocer  la formación de la estructura subjetiva, en tanto se pretende demostrar que sobre ella se asienta el posterior inicio del consumo de sustancias y el establecimiento de una drogodependencia. En ese contexto, el concepto de identificación como estructurante de lo psíquico, es un concepto capital. Igualmente, el de inconsciente, pulsión y compulsión a la repetición, que son los elementos sobre los que se establece primero una psico dependencia y luego en el futuro la drogodependencia. Por lo tanto, el énfasis deberá estar  puesto en la problemática psíquica del adicto más que en la(s) sustancia(s) que éste consume.

Tratándose de salud mental es indispensable integrar el contexto social y cultural a la comprensión de las causas y consecuencias de la farmacodependencia como problema de salud pública; un contexto donde la individualidad y el egoísmo favorece la formación de un "sí mismo"  grandioso impide  el reconocimiento del otro,  como sujeto total,  y por lo tanto se establecerá con ese otro un lazo perverso, parasitario y consigo mismo autodestructivo. Este tipo de fenómeno es funcional al mantenimiento de unas relaciones sociales que mantengan sus miembros en dispersión y no en cohesión. El artículo limita la causalidad y consecuencias del uso de SPA a una alteración más o menos accidental con la dopamina.

El desarrollo del tema de la farmacodependencia, o el uso de SPA ha tenido un manejo represivo de manera que se ejerce la violencia representando un rol cuya intencionalidad es modificar estructuras psíquicas utilizando para ello su decisión y fuerza para generar cambios de una disfunción o para destruir, en total oposición a lo que entendemos por terapéutico.

Estas comprensiones nos permiten en alguna medida poner más allá del sustrato orgánico aspectos relacionales y de bienestar sobre todo en la temprana infancia que implican el cuidado sistemático de la madre y del bebé y por ello implica la puesta en marcha dispositivos sociales que contengan las necesidades humanas favorezcan las relaciones tranquilas, gratificantes  durante la crianza.

 

Finalmente creo que el documento es resultado de los condicionamientos culturales y políticos en los cuales la ciencia fragmenta instrumentaliza el  individuo con el fin de que quepa en un modelo pragmático de salud mental, es una mirada parcial y por lo tanto no  permite ver con claridad las alteraciones vinculares y los efectos sociales y tampoco esclarece el acceso y ritos mediante los cuales el individuo accede a la droga y que también tienen efectos relacionales en términos de sujetos sociales (vendedores y compradores policía y estamento judicial) . En ese mismo sentido el artículo describe a la heroína como altamente riesgosa siendo que en américa latina aun es escaso su uso y deja de lado una importante situación relacionada con los inhalantes orgánicos (BOXER) los cuales no tienen control y aparecen al alcance en estantes de supermercados en todo el continente, sin que haya sido posible que la industria los retire a pesar de que han sido superados en calidad por otro tipo de pegantes dejando el uso de estos exclusivamente a los adictos. Esta sustancia es la más peligrosa en términos de salud causando accidentes fatales con mayor frecuencia que cualquier otra sustancia sin el mínimo control sobre la producción o distribución.

   

Página 3 de 6