Resumen Internacional

CARTA DESDE NORUEGA

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN COLOMBIA Jueves, 04 de Agosto de 2011 23:33

TESTIMONIO

Gunn Bråten

¡Hola!

¡Gracias por tu correo, y para nada me molesta tu curiosidad! Es mas, tu correo es una invitación a poner palabras para describir lo indescriptible, lo inimaginable. Y, además, es algo que es sano y necesario hacer en medio de esta tristeza, del choque y del dolor, es lograr expresar lo que uno siente y lo que uno opina. Tengo tantas cosas que quiero decirte sobre el asunto, pero trataré de ser organizada y no extenderme mucho.

Un ataque a Noruega, no nos era inimaginable, sabemos que estamos en guerra, que hemos lanzado bombas en Libya, que estamos en Afganistán y, por una década entera hemos, junto con el resto del occidente y liderado por Bush, envenenado nuestras mentes con ideas sobre el terrorismo, como algo que equivale al Islam. Quienes hemos estado en contra de la guerra contra el terrorismo, quienes hemos estado luchando para que las políticas de inmigración sean más humanas, y quienes hemos argumentado en contra de la generalización y la estigmatización a los musulmanes hemos, los últimos años, tenido tiempos difíciles. El miedo y la falta de conocimiento ha hecho que la ultraderecha en toda Europa haya avanzado, aprovechando ese miedo irracional de la gente para cultivar un rechazo y un odio hacia el Islam, los musulmanes, y hasta contra todos los inmigrantes del no-occidente. En debates en el Internet, personas y partidos de la ultraderecha, fascistas modernos, como realmente son, han podido, casi libremente, expresar su odio y vender sus discursos locos sobre la amenaza a la "Cultura Europea" o la cultura noruega, etc., que representa la inmigración. Cuando nos enteramos de la bomba en Oslo, casi todos, incluyéndome, pensamos “-¡noooo!, ¡¡¡seguro que son musulmanes extremistas!!!” Luego, llegamos rápidamente a dos conclusiones - 1) la vida será terrible para todo musulman en Noruega ahora - la ultraderecha ganará las elecciones y, quienes pensamos diferente, tendremos muchas dificultades para convencer a la gente; y 2) tiene que ver con las guerras en que participamos, tarde o temprano nos iba a llegar la guerra... Y efectivamente - en las pocas horas que duró el tiempo, desde que estalló la bomba hasta que se conoció que el terrorista era uno de nosotros mismos, musulmanes de toda edad fueron hostigados y maltratados en las calles, los periodistas empezaron a llamar a los Imanes, pidiéndoles explicaciones sobre lo inexplicable.

Por eso, cuando se supo que el terrorista era Anders, “ojiazul y mono”, del barrio más rico de Oslo, más de uno nos sentimos reliefed - bajamos los hombros un poco. Por lo menos, nos salvamos de una cacería de brujas contra los musulmanes. Luego, nos entró la dura realidad, y los detalles sobre la masacre a jóvenes en el campamento en Utøya. ¡Un paraíso para cualquier activista político! Alfredo ha estado allí y, desde luego, yo también, ya que la isla se arrienda a otras organizaciones, entre ellas a la Juventud Socialista. Cuando hemos estado allí, en medio del Sol, discutiendo por la mañana, jugando voleibol por la tarde, escuchando conciertos de rock o viendo cine en las noches, bañándose uno en el mar, haciendo fogatas, cantando viejas canciones obreras -como La Internacional - cuando hemos estado allí escuchando a los ‘compas’ de Colombia narrando sobre su lucha política y los asesinatos a sus amigos, más de uno hemos pensado que más lejos de la cruel realidad de la persecución política y la guerra en Colombia no es posible estar.

¡Sitio más seguro no existe en esta tierra! Tener estos lindos recuerdos de tan linda isla, para luego ver y escuchar las imágenes e historias de terror que vivieron nuestros niños y jóvenes de la juventud socialdemócrata, genera una tristeza tan profunda, mezclada con un choque penetrante que le paraliza a uno. Este ataque, y, así mismo, lo describe el terrorista en su llamado ‘manifiesto’, fue contra la sociedad moderna y multicultural en que se ha transformado Noruega. Atacó a la socialdemocracia, porque ellos, más o menos constante desde la Segunda Guerra Mundial, han estado y han tenido el poder. En su cabeza, Europa va a ser islamizado muy pronto y los valores europeos y la cultura van a desvanecer. Él se cree un guerrero, cree que estamos en una guerra y, en ella, los traidores a la patria son quienes dejan entrar inmigrantes, en general, y musulmanes en particular. Mató a los niños y jóvenes porque eran la semilla de la nueva generación de socialdemócratas. Quiso lograr que otros jóvenes no se metieran a sus Juventudes. Su ataque fue, sin embargo, no solo contra un partido, un gobierno y una juventud -ni siquiera contra Noruega-, sino contra toda aquella persona que defiende y hace posible la sociedad multicultural. Todos nos identificamos con las víctimas. Todos lloramos. Todos sentimos tristeza.


Pero no sentimos odio, y no sentimos miedo.

Este terrorista de ojos azules ha logrado exactamente lo contrario a lo que buscó. El quiso sembrar odio y generar una guerra entre cristianos y musulmanes - en vez de eso sembró amor y unidad entre todo el pueblo noruego y, por primera vez, todos, inmigrantes y no, cristianos, musulmanes y ateístas, nos sentimos como un solo "nosotros" y no como era antes - como un "nosotros" y un "ustedes". Dentro de los masacrados hay varias personas que son musulmanes. En sus funerarios va el Imán al lado del padre de la Iglesia cristiana juntos, una parte de la ceremonia se hace al estilo musulmán, la otra al estilo cristiano. En vez de odio, el pueblo noruego, liderado por nuestro excelente primer ministro y nuestro genial Príncipe heredero, ha respondido con amor, con rosas y con la unidad nacional. Musulmanes se abrazan espontáneamente con cristianos en las calles, ya no somos noruegos étnicos y noruegos de segunda, sino que todos nos sentimos como Noruegos, todos nos sentimos atacados y todos respondemos con abrazos, lágrimas, tolerancia, rosas y una importante convicción: nuestros valores - que todos tenemos en común - son: la Democracia, la Sociedad abierta, basada de confianza, la tolerancia y la multiculturalidad. Estos valores los vamos a defender. No queremos que cuando los jóvenes vuelvan a Utøya tengan que tener policía armada para que los protejan. En otro país, es impensable que 700 jóvenes puedan estar en una actividad política sin que haya una sola arma para protegerlos. ¡Queremos que eso siga siendo Asia! Quizás los muertos hubieran sido menos si los dos policías de civil que estaban en la isla hubieran tenido armas; de hecho, los dos junto con la encargada de la isla, fueron los primeros en ser baleados... pero, ese es el precio que nos tocó pagar por vivir en un país donde la confianza en la gente prima sobre la sospecha, el control y la vigilancia. Queremos que nuestra familia real y los miembros del gobierno, también en el futuro, puedan transitar libremente por las calles, coger un colectivo o el metro, sin guardaespaldas armados... No sabemos aún cómo vamos a manejar la situación, algunas medidas de seguridad se tomarán, ojalá no sean muchas, ojalá solo temporales. Una joven sobreviviente de Utøya dijo: si un hombre es capaz de mostrar tanto odio, imagínate la cantidad de amor que todos podemos mostrar juntos. Estas palabras, junto con un poema contra el fascismo escrito en el 1934, reflejan muy bien el pensamiento y la reacción del pueblo noruego a los atentados. En esta página hay tres diferentes traducciones al Inglés (el del medio es el que es más fiel al original), no sé si exista una traducción al Español: http://en.wikipedia.org/wiki/Til_Ungdommen

El lunes, después de los ataques, noruegos en todo el país nos juntamos para un acto en memoria de las victimas. En Oslo se reunieron 200 000 personas, todos cargando una rosa y, cuando todos al mismo tiempo alzaban su rosa hacia el cielo, todo se volvió como un mar de rosas - ¡hermoso! El Príncipe heredero expresó esa noche: ¡hoy las calles de Oslo están llenas de amor! Al final, la multitud cantó la canción que te mencioné, aquí hay un video que lo muestra:

http://www.youtube.com/watch?v=2OVVq-4ekvs&feature=related.

Aquí puedes ver más fotos de la manifestación con rosas: http://dittoslo.no/bildeserier/nyheter-bildeserier/folkehav-minnes-ofrene-1.6384329.

Después del evento, los organizadores les pidieron a todos encontrar un lugar en la ciudad para dejar su flor. De esta manera toda Oslo se cubrió de rosas, como una manera muy simbólica y muy fuerte de responder al terrorismo con amor y tolerancia y no con venganza y temor.http://dittoslo.no/bildeserier/nyheter-bildeserier/roser-i-oslo-1.6385983

Políticamente, no tengo la menor duda de que las tendencias de la última semana se mantendrán: primero, el Partido del Trabajo ha aumentado en casi un 10 % su intención de voto y, sin duda, será el ganador de las elecciones municipales y departamentales que se llevarán a cabo a mediados de septiembre. La campaña electoral se pospone hasta el 15 de agosto. El objetivo del terrorista de debilitar el Partido Socialdemócrata falló. Luego, todos las partidos informan que hay una gran cantidad de gente que se está afiliando. Mi partido, el SV, recibió 100 nuevos afiliados ¡en un solo día! Hay fuertes indicios de que el activismo político aumentará, y de que las elecciones en septiembre serán las más concurridas en décadas. De esta manera, pierde el terrorista, que buscó debilitar el sistema democrático: lo único que logró fue fortalecerlo.

Nos espera una semana llena de entierros, y luego unos debates complicados y difíciles. ¿Cómo enfrentar a la ultraderecha europea? ¿Aceptando discutir con ellos, dejando que se expresen libremente? O ¿poniendo límites a lo que se permite expresar de odio y llamados a guerra, rechazando de entrada las ideas que nutrieron a la mente del terrorista? Porque de algo estamos seguros: existen miles de personas en Noruega y en Europa que comparten su visión sobre Europa. Hoy, todos dicen que toman distancia de estos actos de violencia, pero, tarde o temprano, habrá otro enceguecido por el odio y el discurso anti-jihadista que cometerá otra acción atroz. Y para ellos, tiene más importancia matar y masacrar al establecimiento político y a la socialdemocracia, que a los musulmanes. Hoy todos decimos que "volveremos a Utøya" y que queremos mantener nuestra sociedad abierta – pero, ¿como será mañana, cuando el duelo se haya calmado, pero con la conciencia de que existen miles con el pensamiento de Anders por allí?

Durante todos estos 12 años que he trabajado con Colombia, no he entendido lo que realmente significan, para los afectados, las masacras de los paramilitares. Tampoco hemos podido entender antes cómo la gente, jóvenes y adultos, han sido capaces de seguir luchando por sus ideas y sueños de una Colombia libre, democrática y justa, a pesar de tener que vivir con la amenaza permanente de la violencia paramilitar. Hoy, por primera vez lo entiendo. Entre más violencia y más masacre hecha por la ultraderecha, más fuerza, más energías y más ganas le dan a uno de seguir luchando. Porque, si uno se rinde, gana el terror. Gana la derecha. Hemos observado, con curiosidad y admiración, la dedicación -de por vida- que prácticamente todos ustedes le dan a esta lucha. Ahora, por primera vez, entiendo por qué es así, uno no tiene opción realmente, porque esta lucha al ser abandonada será ganada por las fuerzas más oscuras de la Tierra. Por fin entiendo a fondo este hermoso y verdadero lema de la Juventud y del Partido en Colombia:

¡Por nuestros muertos - ni un minuto de silencio - toda una vida de combate!

Tynset, 1.de agosto 2011

 

Bolivia se retira de la Convención Única sobre Estupefacientes de la ONU

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN COLOMBIA Viernes, 01 de Julio de 2011 16:22

Comunicado de Prensa de TNI/WOLA

Jueves, 30 de junio, 2011

El gobierno de Bolivia notificó ayer formalmente al Secretario General de la ONU su retiro de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes (enmendada por el Protocolo de 1972). El retiro se efectuará el 1 de enero de 2012. En ese momento, Bolivia volverá a adherirse a la Convención con una reserva respecto a la hoja de coca y sus usos tradicionales.
Bolivia ha dado este paso – el primero en su tipo en la historia de los tratados de control de drogas de la ONU – después de que fuera rechazada su propuesta presentada a principios de este año pidiendo suprimir de la Convención Única la obligación establecida en el Artículo 49 según en la cual, “la masticación de hoja de coca quedará prohibida”. Varios países, entre ellos Estados Unidos, se opusieron a esta propuesta.
El Transnational Institute (TNI) y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) expresan su plena comprensión y apoyan la decisión adoptada porel Gobierno del Morales, que cuenta con la aprobación del poder legislativo boliviano. Tras el rechazo a la modificación propuesta, Bolivia no tuvo otra opción que retirarse de la Convención, dada la necesidad de conciliar la nueva Constitución de 2009 del país con sus obligaciones adquiridas en virtud de los tratados internacionales. La Constitución permite un margen de cuatro años durante el cual el Gobierno “denunciará y, en tal caso, renegociará los tratados internacionales que puedan ser contrarios a la Constitución”.
De acuerdo con la Constitución de 2009: “El Estado protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión social; en su estado natural no es estupefaciente. La revalorización, producción, comercialización e industrialización se regirá mediante la ley” (artículo 384). Martin Jelsma, director del programa Drogas y Democracia del TNI, señala: “Las restricciones impuestas por la Convención Única sobre la hoja de coca y sus usos tradicionales, en ausencia de cualquier evidencia de su peligrosidad, fueron un error histórico y una violación de los derechos de los indígenas”. El otro proceso disponible establecido en la Convención para corregir este error -aparte de la enmienda que ya fue rechazada- es una revisión de la clasificación de la hoja de coca por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Bolivia considera que el resultado de dicho procedimiento podría ser demasiado largo para cumplir con el plazo constitucional de cuatro años.
Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que exprese su comprensión y apoyo a la decisión adoptada por el Gobierno boliviano. Otros países con conflictos legales similares con respecto al estado de la hoja de coca, como Perú, Colombia y Argentina, podrían seguir el ejemplo de Bolivia y/o promover el inicio del anhelado proceso de revisión de la OMS.
CONTACTO:
Kristel Mucino, Coordinadora de Comunicaciones del Proyecto de TNI/WOLA sobre Reformas a las Leyes de Drogas en América Latina
kmucino@wola.org; 617-584-1713
INFORMACION ADICIONAL:

 

En entredicho lista de organizaciones “terroristas” de la UE

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por JUAN CAMILO ACEVEDO, FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN COLOMBIA Domingo, 19 de Junio de 2011 15:04

 

Las condenas oscilan entre 2 y 6 meses de cárcel, a pesar de que este delito pena a 10 años en el Código Penal danés. Uno de los tres jueces votó por la absolución de los encausados. Se trata de una condena simbólica para evitar sentar un precedente legal que invalide la "lista de terroristas" de la UE. Anton Nielsen, de 72 años de edad, director de una organización de antiguos miembros de la resistencia danesa durante la Segunda Guerra Mundial, fue condenado este 16 de junio a prisión en el Tribunal de la Ciudad de Copenhague por apoyar al movimiento de resistencia palestino FPLP. Anton Nielsen fue condenado a seis meses de prisión, cuatro de los cuales quedaron suspendidos.

Viggo Toft-Jørgensen, carpintero y portavoz de un grupo de trabajadores en Copenhague, fue asímismo condenado a una pena suspendida de prisión de seis meses, por su apoyo a la organización rebelde de Colombia FARC.

Los jueces no estuvieron de acuerdo en el veredicto de prisión, y uno de los tres jueces votó por la total absolución de los dos hombres procesados.

Anton Nielsen mantuvo su cabeza alta, y declaró en el tribunal: “Nelson Mandela, a pesar de haber ganado del Premio Nobel de la Paz, no fue retirado de la lista estadounidense de terroristas hasta 2008, cuando tenía 90 años” y continuó: “Nosotros no hemos apoyado a ninguna organización terrorista y nunca lo haremos. Pero siempre brindaremos nuestro apoyo a quienes luchan por la paz, la libertad y la liberación nacional”.

Viggo Toft-Jørgensen también se mantuvo consecuente con su acción: “Hemos dado dinero a un sindicalista que fue forzado a pasar a la clandestinidad tras recibir amenazas de muerte. Después se unió a las FARC, y puedo entenderlo perfectamente. Los terroristas en Colombia están en el Gobierno, no en las FARC”, afirmó Viggo Toft-Jørgensen al explicar por qué recaudaron dinero para las FARC, que se utilizó para construir una biblioteca.

Thorkild Høyer, el abogado de la defensa, reclamó que el caso fuera desestimado:

“Todos deberíamos alegrarnos de que existan asociaciones como la Horserød-Stutthof, que nos recuerdan nuestra historia conquistada. Quien a los ojos de un hombre es un luchador por la libertad, para otro es un terrorista”, afirmó Thorkild Høyer ante el tribunal.

El fiscal pidió una sentencia de 8 meses de prisión para Anton Nielsen, y quería para Viggo Toft-Jørgensen una pena conmutada de al menos 6 meses. Además, el fiscal insistió en la multa de 9.400 € para la Asociación Horserød-Stutthof, formada por antiguos miembros de la resistencia de la Segunda Guerra Mundial. El tribunal dictó que la asociación deberá pagar 20 multas de 67 €.

La principal acusación en el caso fue que Anton Nielsen y su asociación habían recolectado 2.280 € para el trabajo de reconstrucción que el FPLP realiza en Gaza, mientras que Viggo Toft-Jørgensen junto con un grupo de trabajadores había donado 1.340 € a un sindicalista colombiano que posteriormente se unió a las FARC.

La asociación Horserød-Stutthof cuenta con unos 200 miembros, que incluyen a numerosos supervivientes de los campos de concentración daneses.

Unos 150 trabajadores organizaron la colecta para el sindicalista colombiano Raúl Reyes, quien posteriormente se unió a las FARC. Los trabajadores forman pare de un club obrero denominado Den Faglige Klub.

Antecedentes y lista de organizaciones “terroristas” de la UE

Siete activistas del colectivo"Combatientes y Amantes" fueron acusados de financiar el terrorismo a través de su apoyo a las FARC. Un delito que está penado con hasta 10 años de prisión por el Ministerio de Justicia danés, de acuerdo con la legislación "anti" terrorista aprobada tras el 11 de septiembre de 2001.

El "crimen" que habrían cometido los 7 acusados es fabricar y vender camisetas. La polémica surgió por el hecho de que el colectivo Fighters & Lovers pretendía enviar 5 euros de cada camiseta vendida a los movimientos de liberación Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ambos movimientos han sido inscritos en la llamada "lista anti-terrorista" de la UE.

Cabe recordar que dicha lista fue acordada tras los atentados del 11-S de 2001 por el Consejo Europeo, una instancia que reúne a representantes de los gobierno de la UE, pero que no tiene naturaleza judicial. Jurídicamente, para determinar que una organización es terrorista, hay que demostrar ante un tribunal que comete actos tipificables como terroristas. Tanto la insurgencia colombiana como las organizaciones de la resistencia palestina han contado durante años con reconocimiento e interlocución política en Europa.

Ni siquiera tras su inserción en la lista de organizaciones terroristas elaborada por el Consejo de Europa, esa consideración es seguida unánimemente por los distintos países miembros Así, las FARC no están incluidas en la lista de organizaciones terroristas que realiza y aplica el Reino Unido, ni lo están en la lista de organizaciones terroristas de las Naciones Unidas. La lista de organizaciones terroristas de la U.E. no tiene apoyo unánime en todos los países de la U.E.

En diciembre de 2007, los 7 activistas fueron absueltos por el Tribunal de la Ciudad de Copenhague, pero la fiscalía apeló y seis de los encausados fueron condenados por el Alto Tribunal a penas simbólicas, entre 2 y 6 meses de prisión.

Coincidiendo con este segundo juicio, y en solidaridad con los activistas de “Combatientes y Amantes”, los ex combatientes de la resistencia danesa contra la ocupación nazi decidieron realizar sendas donaciones, por las que ahora han recibido estas condenas simbólicas (teniendo en cuenta que se les considera culpables de haber financiado organizaciones terroristas), de parte del mismo tribunal que en 2007 dictaminó en su sentencia absolutoria hacia los activistas de “Combatientes y Amantes” que las FARC y el FPLP no son organizaciones terroristas.

Triunfo moral y ruptura del muro de silencio

Con independencia de que el llamado “juicio de las camisetas”, en sus distintas fases desde 2007, haya acabado hasta ahora con sentencias condenatorias, ha cosechado importantísimas victorias jurídicas y comunicativas.

Frente al silencio que sobre la situación de terrorismo de Estado, desplazamiento y genocidio que vive el pueblo colombiano, así como los horrores de la ocupación israelí y el genocidio del pueblo palestino, el desarrollo de una serie de juicios sobre la naturaleza terrorista o no de organizaciones como las FARC o el FPLP, han puesto en tela de juicio la legitimidad de la lucha armada en defensa de la vida, de la tierra y de la soberanía, las mismas razones por las que los daneses ahora condenados se alzaron contra el despojo, la ocupación y el genocidio nazi.

Entre los logros que han tenido estos juicios figura, por ejemplo, que el Alto Tribunal danés que enjuició a “Combatientes y Amantes” rechazara las pruebas aportadas por el Estado colombiano, por determinar que la tortura y los abusos contra los detenidos son procedimientos estructurales del Estado colombiano, crímenes que invalidan cualquier evidencia así obtenida.

El Gobierno colombiano, sometido a semejante bochorno aireado en los medios europeos, se empleó a fondo para presionar a los jueces daneses, y desplegó una intensa campaña en Europa durante el Gobierno de Álvaro Uribe, que además de presiones a la justicia danesa, con el tiempo hemos sabido que incluyó intervención ilegal de comunicaciones, seguimientos, y una orquestada campaña de descalificación contra cualquier persona u organización solidaria con la causa de la defensa de los derechos humanos en Colombia y de la solución dialogada al conflicto armado interno que el Gobierno de Uribe siempre negó, planteando su política criminal de terror estatal y paraestatal en términos de “lucha contra el terrorismo”.

Las FARC están incluidas en dicha lista de la U.E., ni siquiera esa consideración es seguida unánimemente por los distintos países miembros Así, las FARC no están incluidas en la lista de organizaciones terroristas que realiza y aplica el Reino Unido, ni lo están en la lista de organizaciones terroristas de las Naciones Unidas. La lista de organizaciones terroristas de la U.E. no tiene apoyo unánime en todos los países de la U.E.

Cabe destacar también que la aplicación de esa lista alegal de organizaciones "terroristas" tiene consecuencias también sobre la vida de personas que, como Remedios García Albert, trabajaron por la apertura de un proceso de diálogo que condujera hacia la paz en Colombia, al mediar entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC, cuyos representantes en el año 2001 tenía interlocutores como Zaplana y eran recibidos con honores por las instituciones de los Estados europeos. Desde su procesamiento en julio de 2008 por el juez Baltasar Garzón, Remedios García Albert ha sido calumniada como "terrorista" por los grandes medios de comunicación, sin que en 3 años se haya podido probar absolutamente ninguna de las acusaciones formuladas contra ella, ni ha tenido la oportunidad de defenderse en un juicio.

http://www.horserød-stutthofforeningen.dk/index.php?id=8〈=dk

 

Enlaces relacionados:

Tribunal danés rechaza las pruebas del Estado colombiano por tortura

http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?10869

Estado colombiano intenta presionar a la justicia en Dinamarca:

http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?11283

 

   

ACERCA DEL 15-M EN ESPAÑA

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN COLOMBIA Domingo, 22 de Mayo de 2011 11:30

ALGUNOS SOMOS COMUNISTAS

Carlos Fernández Liria

Rebelión[1]

Entre los indignados antisistema de la Puerta del Sol, por lo menos algunos, somos comunistas. Lo de ser antisistema no necesita ya de justificación. En estos días se ha explicado, además, con fórmulas muy afortunadas: “no es que seamos antisistema”, ha dicho alguien, “es que el sistema es antinosotros”. Hubo otro que terminó un discurso incendiario en la manifestación diciendo que “en resumen, lo que pedimos es ¡un poco de sentido común!”. No se podía decir mejor. Esto que estamos viviendo, a nivel mundial y a nivel nacional, es una salvajada, un disparate, un chiste cruel, una broma brutal, un sarcasmo, una tomadura de pelo, un crimen. Desde que en los años ochenta comenzó la revolución de los ricos contra los pobres, el capitalismo rueda sin frenos hacia el abismo a un ritmo acelerado. Y nos arrastra a todos con él. Tiene toda la razón Naomi Klein al diagnosticar nuestro sistema económico como un capitalismo del desastre. Los negocios ya no funcionan bien más que en condiciones sociales de catástrofe. Lo decía hoy Ignacio Escolar: ¿de verdad que alguien necesita que se le expliquen las causas de las protestas? No, lo raro es que no hayan estallado antes.

El sistema es ya tan revolucionario (de extrema derecha, pero revolucionario, al fin y al cabo), que los antisistema nos hemos vuelto conservadores. Los “jóvenes sin futuro” que salieron a la calle el 7 de abril no pedían la Luna. No gritaban “la imaginación al poder” ni nada parecido. La moderación de sus reivindicaciones (casa, salud, trabajo, pensión) contrastaba con la radicalidad de su posible solución: “an-ti-ca-pi-ta-lis-ta” fue el grito que más se oyó. Y de los que más siguen resonando ahora en la Puerta del Sol y en todo el Estado. Para ser moderado, para conservar una pizca de sentido común, actualmente hay que ser antisistema. En cambio, los apologetas del capitalismo se prestan a cualquier locura revolucionaria. Para salvar la economía huyen hacia adelante dispuestos a sacrificar la humanidad e destruir el planeta. Como dijo Walter Benjamin, pero mucho más que cuando él lo dijo, lo que necesitamos es un freno de emergencia. Necesitamos parar esta demencia criminal.

Benjamin pensaba que ese freno de emergencia era el comunismo. Y algunos, bastantes, lo seguimos pensando. Cuando al comienzo de la crisis se dijo que el capitalismo había fracasado y que había que inventar otra cosa, cuando lo decían quienes lo decían, en los telediarios, en la prensa más canalla del país, uno se preguntaba a qué diablos se estaban refiriendo. La receta contra la crisis, al final, ha sido más y más capitalismo. Y en verdad, no es extraño, porque el capitalismo es un sistema económico muy poco flexible, para el que no caben medias tintas. Inventar otra cosa habría sido reinventar lo que ya estaba inventado, el comunismo. Lo que parece cada vez más difícil es empeñarse en ser anticapitalistas esquivando esa palabra maldita.

Bien es verdad que no todos le hacen ascos al término. Hace pocos meses estuvo el filósofo Jacques Rancière en la Universidad Complutense, explicando que asistimos a un imparable resurgir del comunismo. Lo mismo vienen a plantear otras autoridades intelectuales como Badiou, Zizek o Negri. Y bueno, es cierto que sus lectores, entre nosotros, nos entendemos muy bien (aunque unos menos que otros, desde luego). Pero algo de razón tenía el profesor Jose Luis Pardo en una reciente conferencia al quejarse de que, un poco fuera de la parroquia, no hay forma de entender el contenido que tan insignes filósofos le dan a el término “comunismo”, fuera de algunos tópicos en los que se alude a una forma de “vida comunitaria” que remite a Francisco de Asís (como al final de Imperio de Negri), a una “democracia efectiva” o “radical”, a un “poder de las masas”o de la “multitud”, un “sin Estado, ni Ley”, es decir, fórmulas demasiado negativas, vacías y generales, más propias de un programa religioso que político.

Y sin embargo, no estamos ante un misterio insondable. Lo que necesitamos contra el capitalismo es algo muy concreto: una alteración radical en la propiedad de los medios de producción que haga posible a la instancia política ejercer un control democrático sobre la producción en el marco de una economía institucionalizada. El capitalismo actual esta institucionalizado y dirigido políticamente por corporaciones que no obedecen a ningún poder legislativo, al margen de cualquier control democrático. Nuestras democracias son libres de todo en una condiciones en las que no hay nada que hacer. Casi todo lo que afecta sustancialmente a la vida de las personas viene decidido por poderes económicos que negocian en secreto y actúan en la sombra chantajeando a todo el cuerpo social. Un pestañeo de los llamados mercados basta actualmente para anular el trabajo legislativo de generaciones enteras. No hay leyes, ni constituciones que puedan resistirse a la dictadura ciega de los poderes financieros. Es el Cuarto Reich. Los nuevos nazis no son menos totalitarios que los anteriores, pero, además, están mucho más locos. Como ha dicho Naomi Klein, los mercados tienen el carácter de un niño de tres años. Sus rabietas viajan en tiempo real conmocionando el planeta. Ni Nerón, ni Calígula estaban tan locos ni eran tan imprevisibles.

Lo que plantea el comunismo es que la economía no puede institucionalizarse democráticamente, sometiéndose al poder legislativo, sin suprimir la propiedad privada sobre los medios de producción, es decir, sobre las condiciones de existencia de la población. Lo sabemos por experiencia y lo sabemos también en la medida en que la economía marxista explica muy plausiblemente por qué es así.

Así pues, el misterio se puede aclarar. “Comunismo” es, en realidad, exactamente lo que pretenden ser (sin lograrlo en absoluto) nuestras orgullosas democracias constitucionales. Ya es difícil negar -cada vez hay más gente que abre los ojos- que lo que hemos venido llamando “democracias” no son sino dictaduras económicas ataviadas con una fachada parlamentaria. Lo que frente a ello llamamos “comunismo” no es, sin embargo, más que aquello que pretendíamos ser: democracias parlamentarias en las que las leyes pueden someter a los poderes económicos. Es absurdo plantear que el parlamento puede legislar lo que ya siempre se ha decidido de antemano en la Bolsa. La cosa está cada vez más clara: las leyes no pueden hablar por favor a los negocios, tienen que imponerse coactivamente. Pero para eso tienen que tener la sartén por el mango. Y el mango son los medios de producción.

Respecto a qué tenga que ver todo esto con aquello que se llamó “socialismo real”, hay que decir que mucho, siempre y cuando se deshagan algunos espejismos. Por ejemplo: siempre y cuando no llamemos “socialismo real” sólo a lo que se dio en aquellos países que lograron resistir algo de tiempo (entre cinco y setenta años) la agresión imperialista, sino también a todos los proyectos socialistas, comunistas o anarquistas que fueron derrotados mediante golpes de Estado, invasiones militares, bloqueos económicos, etc. El que los países socialistas no hayan sido democráticos puede significar tan solo que no hay ningún país en guerra que pueda permitirse el lujo de la democracia. De hecho, los que lo intentaron, sucumbieron bien pronto. Como ya he dicho muchas veces, el socialismo nunca pudo optar entre Allende o Fidel Castro. Era o Castro vivo, o Allende muerto.

Pensemos en las iniciativas que están proponiendo juzgar a los poderes financieros, especialmente a las agencias de evaluación de deuda. No cabe duda de que estas instituciones están jugando con el destino de la población mundial para hacer sus propios negocios privados. Ahora bien, estas iniciativas, si quieren tomarse en serio, tendrán que enfrentarse tarde o temprano al dilema de exigir algo equivalente al viejo concepto comunista de “dictadura del proletariado”. Es una total ingenuidad creer que los poderes económicos van a doblegarse a la autoridad del poder judicial, cuando no se doblegan ni ante el poder ejecutivo ni ante el poder legislativo. Sin asegurarse el monopolio en el ejercicio de la violencia, la democracia no tienen ninguna posibilidad de hacerse oír. Cómo hacer esto posible, eso sí que es un problema difícil de resolver. Y no qué debamos entender bajo el término “comunismo”.

En todo caso, hay que comenzar por algún sitio. Comenzar por el kilómetro cero de la Puerta del Sol es una excelente idea. No se trata, en efecto, de pedir la Luna, ni siquiera de pedir el comunismo. Eso ya vendrá por sí mismo cuando se entienda lo difícil que es el liso y llano sentido común en un mundo como este. Cuando para tener casa o trabajo hay que ser antisistema, las cartas están echadas.

Por eso conviene que pidamos cosas muy de sentido común. Por ejemplo: permaneceremos en la Puerta del Sol mientras que, en primer lugar, no se cambie la Ley Electoral. No se trata solo de acabar con el bipartidismo. Se trata también de acabar con ese cáncer de la democracia que es la propaganda electoral, de exigir al Estado verdaderos espacios de comunicación para que la ciudadanía pueda hacer oír sus argumentos políticos (que, como cualquiera puede comprobar en los medios alternativos de Internet, son muchos, inteligentes y poderosos). Se trata de acabar con ese espectáculo indigno y grotesco de las actuales campañas electorales, aunque solo sea porque ofenden a la inteligencia y denigran al género humano.

En segundo lugar, es necesario permanecer movilizados mientras no se arbitren las medidas judiciales para juzgar a los culpables de este desastre humano en el que nos vemos sumidos. Muchos banqueros, muchos accionistas, muchos políticos, muchos financieros tienen que acabar en la cárcel. Si no, más nos vale suprimir el Ministerio de Justicia.

Luego, habrá que pasar a otras urgencias. Es preciso parar los deshaucios. Expropiar las viviendas vacías. Socializar los beneficios bancarios y privatizar sus pérdidas. Quizás se podría promover una iniciativa internacional para que los cascos azules ocupen militarmente los paraísos fiscales... Ideas no nos van a faltar. Lo del comunismo ya se entenderá por el camino.


[1] Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

 

Carta pública a Hugo Chávez Frías

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN COLOMBIA Miércoles, 27 de Abril de 2011 12:22

 

Presidente de la República Bolivariana

de Venezuela acerca del ciudadano sueco, de origen colombiano,

Joaquín Pérez Becerra

Abril 27 del 2011

Señor presidente:

Este 23 de abril fue detenido en el aeropuerto venezolano de Maiquetía el ciudadano sueco, de origen colombiano, Joaquín Pérez Becerra. El comunicado oficial del gobierno que Usted encabeza, dijo que este periodista, y director de la agencia de noticias ANNCOL, era “requerido por los órganos de justicia de la República de Colombia, a través de INTERPOL, con difusión roja, por la comisión de los delitos de concierto para delinquir, financiamiento del terrorismo y administración de recursos relacionados con actividades terroristas.” Por lo cual se dispondría su extradición a Colombia.

Sorprendentemente, dos días después, el 25 de abril, el presidente de Colombia y ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, en declaraciones al diario El Tiempo de Bogotá, expresó: “el sábado llamé al presidente Chávez y le dije que un tipo muy importante para nosotros de las Farc llegaba en un vuelo de Lufthansa esa tarde a Caracas y que si lo podía detener. No titubeó. Lo mandó capturar y nos lo va a entregar.”

Ante esas declaraciones, queda una pregunta obligada: ¿El gobierno de Venezuela hizo un favor ilegal al gobierno de Colombia? Pues queda en evidencia que no existía la orden “roja” de la Interpol contra ese ciudadano. Si ella hubiera existido, Pérez Becerra habría sido detenido en Alemania, país donde embarcó hacia Venezuela, y que tiene uno de los mejores servicios de seguridad del mundo. O hubiera sido requerido por las autoridades de Suecia, donde reside, y ejerce una actividad periodística legal, así no guste al gobierno de Colombia, cuya persecución a periodistas críticos es bien conocida.

Presidente Chávez Frías:

Este lunes 25 de abril su gobierno envió a Pérez Becerra a Colombia. No se le permitió la visita de un abogado, ni la del cónsul de Suecia en Caracas. Así se violaron la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y tratados internacionales.

No es la primera vez que un revolucionario colombiano es deportado o extraditado a su país desde Venezuela. Otros ciudadanos, presuntamente miembros de las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional, ELN, y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, han sido ya entregados de manera expeditiva al gobierno colombiano, el cual, según Usted mismo lo repetía hasta hace pocos meses, es uno de los peores violadores a los derechos humanos en el mundo. Lo que es cierto, pues lo confirman centenares de informes de instituciones internacionales, incluida la ONU.

Entonces Usted puede imaginar muy bien qué suerte le puede esperar al ciudadano Pérez Becerra; y lo qué están viviendo los otros ciudadanos entregados por su gobierno a las autoridades colombianas.

Hasta el día de hoy, ningún gobierno europeo, y casi ninguno en el mundo, atendió los pedidos de extradición del gobierno colombiano contra sus opositores políticos, sean tildados como los tilde. ¿Por qué sí el de Venezuela?

Como bien sabe, hoy en día en Colombia y en muchos países, cualquier persona progresista es tildada de terrorista. Además, Usted y el Parlamento venezolano decretaron, en enero del 2008, que las guerrillas colombianas no eran organizaciones terroristas, sino combatientes revolucionarios. Así se les dio estatus político.

Si estas personas hubieran cometido delitos en el territorio venezolano, deberían ser sancionados por las leyes de este país, pero no entregados a unas autoridades que desde siempre han mentido, han manipulado la información, como Usted muchas veces lo ha dicho. Como Usted mismo lo ha sufrido.

Presidente Chávez Frías, esperamos que su gobierno rectifique ese rumbo nada decoroso para el proceso bolivariano que tanto defendemos, y que con orgullo queremos seguir mostrando,

Nos despedimos de Usted muy atentamente,

Primeras firmas:

Gilberto López y Rivas, antropólogo, México.

Hugo Moldiz Mercado, periodista, Bolivia.

Hernando Calvo Ospina, periodista, Colombia/Francia.

Santiago Alba, escritor, España.

Carlos Fernández Liria, catedrático, España.

Sonia Brito, presidenta Asociación Derechos Humanos de La Paz, Bolivia.

Manuel Salgado Tamayo, catedrático y ex Vicepresidente del Congreso Nacional, Ecuador.

James Petras, sociólogo, Estados Unidos.

Michel Collon, periodista, Bélgica.

Carlos Aznarez, periodista, Argentina.

Renán Vega Cantor, catedrático, Colombia.

François Houtart, sociólogo, Bélgica.

Annalisa Melandri, periodista, Italia.

Harald Neuber, periodista, Alemania.

Mariana López de la Vega, filosofa, México.

Paco Calderón, sociólogo, España.

Narciso Isa Conde, coordinador de la Presidencia Colectiva del Movimiento Continental Bolivariano, República Dominicana.

Carlos Casanueva Troncoso, secretario general Movimiento Continental Bolivariano.

Ingrid Storgen, Colectivo por la paz en Colombia, Argentina

Jorge Beinstein, economista, Francia.

Aníbal Garzón, sociólogo, Bolivia.

Jorge Mendoza, sociólogo, Bolivia.

Geraldina Colotti, periodista, Italia.

Aline Castro, Red POR TI AMERICA, Brasil

Miguel-Ángel Aguilar, filósofo, México.

Carlos Figueroa Ibarra, catedrático, México.

Chaterine Hernández, periodista, España.

Antonio Mazzeo, periodista, Italia.

Fulvio Grimaldi, periodista, Asociación de Amistad Italia-Cuba, Italia

Sandra Paganini, docente, Asociación de Amistad Italia-Cuba, Italia.

Fetera Flores, colectivo de Base, Argentina.

Cristina Castello, escritora, Argentina/Francia.

Dax Toscano Segovia, periodista, Ecuador.

Juan Carlos Monedero, catedrático, España

Hassan Dalband, catedrático, México.

Xiomara Pérez Díaz, artista, Venezuela.

Héctor Seijas, escritor, Venezuela.

Ender Cepeda, pintor, Venezuela.

Asociación Bolivariana de Asuntos Humanitarios PATRIA ES SOLIDARIDAD, Venezuela.

Movimiento Continental Bolivariano, Ecuador.

Mario Casasús, periodista, México.

Asociación Nacional de Abogados Democráticos, México.

Observatorio Nacional de Prisiones, México.

Agencia Bolivariana de Prensa, Ecuador.

Giorgio Trucchi, periodista, Italia.

Movimiento Guevarista Tierra Y Libertad, Ecuador.

Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos, México.

Fundación Diego Lucero, México.

Aurora Tumanischwili, C olectivo Amigos de la Paz en Colombia, Argentina.

Guillermo López, Colectivo Amigos de la Paz en Colombia, Argentina.

Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos, México.

Red Universitaria de Monitores de Derechos Humanos, México.

Federación de Trabajadores Libres de Pichincha, Ecuador.

Movimiento José Peralta, Ecuador.

Juan Carlos Vallejo, escritor, Colombia/Estados Unidos.

Alejandro Rodríguez, Bolivia.

Álvaro Zuleta, economista, Bolivia.

Raúl Prada, sociólogo, Bolivia.

Oliver Villar, catedrático, Australia.

Guido Piccoli, periodista, Italia.

Xarlo Etchezaharreta, educador, Francia.

Lourdes García-Larqué, sindicalista, Australia.

Alejandro Dausá, periodista, Bolivia.

Víctor Vacaflores, economista, Bolivia.

Centro de Derechos Humanos Coordinadora 28 de Mayo, México.

Elena A. Romano, Colectivo Amigos de la Paz en Colombia, Argentina.

Marcela Pérez, Colectivo Amigos de la Paz en Colombia, Argentina.

Asociación de Derechos Humanos del Estado de México, México.

Asociación para la Defensa de los Derechos Humanos y Equidad de Género, México.

Miguel Suarez y Radio Café Stereo, Suecia.

Darrin Wood, periodista, Estados Unidos.

Rocío Peralbo, periodista, Ecuador.

Cédric Rutter, Colectivo Investig'Action, Bélgica.

Ramón Chao, periodista, España.

Rosa María Fernández, periodista, Cuba.

Dick Emanuelsson, periodista, Suecia.

María Piedad Ossaba. Web La Pluma, Francia.

Ossaba, artista plástico, Francia.

 

 

   

Página 2 de 3